Alma Nydia Cano Rodríguez – Lo que hiere te bendice

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Nombre: Alma Nydia Cano Rodríguez
Puesto: Fundadora y líder de operaciones de pronto Mobile
Estudios: Abogada
Edad: 34 años
Familia: casada
Hijos: uno

Innovación y tecnología son pala­bras que han marcado la vida de Alma Nydia Cano Rodríguez, co­fundadora de la plataforma Pronto y encargada de movilidad social y legal de la empresa. Abogada de profesión en el área laboral, se define como una mujer de retos, que aspira a superarlos con preparación y dedicación.

Trabajar como niñera en Estados Unidos y estudiar becada por The New School en Nueva York, le permitió tener una mirada diferente en el tema de la migración y social. Ver a su país de fuera y entender el contexto latino, le abrieron las posibilidades de entender el mundo.

A su regreso a México, le interesó contribuir en el cambio y desarrollo social que es posible. “Me ha ido bien y a veces mal, todas estas experiencias han fortalecido mi vida”.

Su trabajo en Pronto, una empresa de movilidad social, le ha dado infor­mación y datos de lo que la ciudadanía requiere y espera de sus gobernantes. Sostuvo que en Tlaxcala todo es posi­ble. “Lo he dicho en diferentes foros en México, Tlaxcala es uno de los estados más pequeño y por ende su capital, es donde se pueden generar y pilotear proyectos con gran impacto social”.

Cuando era niña ¿Qué soñaba ser de grande?

Yo soñaba ser médico, hoy para nada lo seria. Tengo dos hermanos médi­cos, mi sueño frustrado lo hicieron mis hermanos y también soñaba con ser diseñadora de modas, mis papas me decían que tenía talento.

¿Es difícil ser mujer?

Si es difícil ser mujer, me van a matar las mujeres, pero en algún momento cuando estaba embarazada y me die­ron a conocer el sexo de mi hijo que es varón, sentí un alivio, igual y mal. Pero sentí un alivio, como mujer no me espanto, ni me tiro al piso en ningún momento, me encanta ser mujer. Al ser mujer he tenido retos muy complica­dos, que los que han tenido mis socios hombres, por ejemplo.

¿A qué retos se ha enfrentado?

Como mujer es más fácil que hablen mal de tu trabajo por el simple hecho de ser mujer. Si una mujer es exitosa y le va bien hasta en el plano familiar hay un “pero” en la sopa. En el ámbi­to privado ser mujer es un reto, tienes que trabajar más y demostrar más que un hombre. En mi caso cuando aspiras a generar o ir más allá de lo profesional, te señalen; en lo personal no me espanta, me han enseñado y curtido ciertas experiencias. Soy una mujer que se ha preparado profesionalmente, fui migrante, mi trabajo en lo social me ha permito ver cosas que son vitales e impor­tantes. Me ha ido bien y a veces mal, todas estas experiencias me han fortalecido en mi vida.

¿A lo largo de su carrera ha re­nunciado a algo, según los es­tándares de la sociedad (a ser mamá, tener una pareja, a su familia)

Sí he tenido que renunciar, en algunos contextos es muy claro. Por ejemplo, tienes que retrasar la maternidad para tener una cer­teza laboral o un reconocimiento que te permita ser una persona seria en el ámbito laboral, empre­sarial y social, antes como mujer debes tener un precedente.

¿Eres esposa, mama y tienes una empresa, como se organiza?

No me organizo, me apoyan mu­chas personas para realizar mis roles y no agotarme.

¿Considera que hemos avanzado en equidad?

Sí hemos avanzado, sin embargo, hay muchísimo por hacer aún. A veces las mujeres no responde­mos al reto, cuando una mujer decide asumir un puesto de go­bierno, privado de mando medio o superior, tienes que dar el doble y a veces no lo hacen.

¿Ha sufrido algún tipo de violencia?

Sí, claro, con una facilidad en la empresa Pronto, hay hombres que llegan a querer gritarnos y mal­tratarnos. Afuera por generar un bienestar social, eso ha molesta­do y me agreden a través de co­mentarios a mi persona sin fun­damento.

¿Cómo podrías definir este tipo de violencia?

Para mí es violencia de género, porque si fuera hombre podrían decir que soy un “hijo de la fre­gada” por ir más allá. Como soy mujer tengo que responder a las órdenes de alguien en el estereo­tipo, pero si fuera hombre tendría otro contexto y se expresarían di­ferente de mí.

¿Qué aprendiste de la emergen­cia sanitaria ocasionada por la COVID-19?

La pandemia nos da la oportu­nidad de reconstruirnos hacia adentro como individuos. Des­pués de la pandemia cualquier persona es vulnerable a todo. Nadie se salva: empresarios, go­bernantes, empleados. Tenemos que replantearnos en qué ocupar nuestro tiempo, dejar llevarnos por los estereotipos en Latinoamérica somos muy dados a eso. Lo más importante debe ser la familia.

Tres virtudes de las mujeres
Sensible, honesta y organizada
¿Un defecto?
Sensible, es una virtud pero
también un defecto
¿Cuál es tu pasatiempo favorito?
Escribir
¿Cuál es tu palabra favorita?
Pronto

Marisol Fernández Muñoz
Fotografía: Federico Ríos Macías
Melisa Ortega Pérez

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on linkedin