Consumo de marihuana en adolescentes y jóvenes

El consumo de marihuana en adolescentes es un tema de preocupación en la actualidad.

Generalmente, el consumo inicia debido a la dificultad de los jóvenes por gestionar el estrés y la ansiedad. Muchos de ellos reportan obtener un alivio a sus crisis de pánico, depresión y momentos ansiosos; sin embargo, lo que ocurre en realidad es que el consumo de marihuana incrementa estos síntomas, generando un círculo vicioso y de dependencia. De hecho, su consumo aumenta la probabilidad de experimentar cuadros psicóticos, en los cuales el joven pierde temporalmente el contacto con la realidad, experimentando alucinaciones transitorias de tipo visual, auditivo, olfativo o corporal. También pueden llegar a desarrollar cuadros paranoides de mediana a alta intensidad.

Otros efectos negativos de su consumo se relacionan con el freno en el desarrollo de sus funciones ejecutivas, tales como la atención, la memoria, el aprendizaje y la capacidad de resolución de problemas. De igual manera, se verá afectada su coordinación motriz y sus relaciones sociales. Esto último debido a que prefieren estar solos o con amigos que consumen de igual forma, por lo que a veces evaden relacionarse con otras personas. Especialmente se alejarán de quienes no consumen.

Sin embargo, la población en general ha experimentado confusión con respecto al consumo de la marihuana, debido a la desinformación relacionada con las propiedades curativas de la planta.

Al respecto, en internet se encontró la siguiente información: “La marihuana y el CBD son dos sustancias que provienen de la planta de cannabis. La principal diferencia entre ambas es que la marihuana contiene THC, un compuesto psicoactivo que altera la percepción de la realidad y puede influir en el comportamiento, mientras que el CBD es un cannabinoide no psicoactivo que no produce efectos psicotrópicos”.

En este contexto, es importante evitar la desinformación sobre el consumo de la marihuana, ya que sí conlleva riesgos, que contrasta con el uso del CBD, siempre y cuando se haga un uso responsable y asesorado de este último producto, por parte de médicos que sepan del tema.

Como padres de familia, se recomienda ampliamente estar al pendiente de la conducta de los jóvenes y adolescentes, ya que desde la secundaria se ha reportado el inicio de su consumo, siendo la preparatoria y la universidad etapas de riesgo, especialmente esta última, cuando los jóvenes se ven en la situación de vivir lejos de la familia.

Si observa cambios en la conducta de sus hij@s no dude en buscar ayuda.

Psic. Cristina Figueroa Quirino

246 46 91878

www.transpersonal.mx

Psic. Cristina Figueroa Quirino

Comparte este artículo