Depresión estacional: impacto y estrategias de afrontamiento

La depresión estacional, también cono­cida como trastorno afectivo estacional (TAE), es un tipo de depresión que ocurre en ciertos momentos del año, generalmente en los meses más oscuros y fríos del invierno.

¿Cómo afecta la depresión estacional?

La depresión estacional puede tener un impacto significativo en la vida diaria de una persona. Los síntomas pueden incluir:

1. Estado de ánimo deprimido: las personas pueden sentirse tristes, vacías o desesperanzadas la mayor parte del día, casi todos los días, durante el invierno.

2. Pérdida de interés: pueden perder el interés o el placer en actividades que antes disfrutaban.

3. Cambios en el apetito o el peso: algunas personas pueden experimentar un aumento en el apetito, especialmente por alimentos ricos en carbohidratos, y pueden ganar peso.

4. Problemas de sueño: las personas pueden dormir más de lo habitual y aun así sentirse cansadas durante el día.

5. Dificultad para concentrarse: pueden tener problemas para concentrarse y tomar decisiones. En algunos casos tenderán a olvidar temas o si­tuaciones que en condiciones normales tendrían presentes.

6. Aislamiento: la persona puede preferir evitar los contactos sociales y pasar más tiempo en soledad, incluso en los días de fiestas sociales establecidas como la Nochebuena y la Noche Vieja.

¿Cómo combatir la depresión estacional?

Aunque la depresión estacional puede ser desafiante, hay varias estrategias que pueden ayudar a manejarla.

1. Terapia de luz: la terapia de luz, o fototerapia, implica sentarse cerca de una caja de luz especial que emite una luz brillante. Esta luz puede ayudar a aliviar los síntomas de la depresión estacional.

2. Medicación: algunas personas pueden bene­ficiarse de medicamentos antidepresivos. Siempre es importante hablar con un profesional de la salud antes de comenzar cualquier medicación.

3. Terapia cognitivo-conductual (TCC): la TCC es un tipo de terapia que puede ayudar a las personas a aprender a manejar sus pensamientos y comportamientos de manera más efectiva.

4. Cambios en el estilo de vida: mantener una dieta saludable, y asegurarse de salir al aire libre durante las horas de luz del día puede ayudar a manejar los síntomas de la depresión estacional.

Es importante recordar que no estás solo y que hay ayuda disponible. Si sospechas que puedes estar experimentando depresión estacional, es importante que hables con un profesional de la salud. Ellos pueden proporcionarte el apoyo y el tratamiento que necesitas para manejar tus síntomas y mejorar tu calidad de vida. ¡No dudes en buscar ayuda!.

Comparte este artículo