El Nobel de Goldin: el avance estructural sobre la brecha de género

Los cambios de paradigmas se dan no sólo gracias a la agitación de miles, sino también al trabajo ordenado, metódico y argumentado de estudiosos que se encargan de que los modelos sociales que damos por ciertos se modifiquen. Social y políticamente estos cambios son necesarios y constantes; sin embargo, para que las políticas públicas tengan el efecto deseado es obligado entender cómo funciona la estructura. Esto en gran medida es menester de los economistas.

Claudia Goldin ha hecho una investigación monumental a lo largo de su carrera para explicar la brecha salarial que hay en el mercado laboral para las mujeres. Su investigación se remonta a los años 1800, en los que claramente la información disponible era virgen y en bruto, muchas de estas estadísticas e información no incluían datos específicos sobre mujeres. El método que la economista sigue es riguroso y respaldado con datos, tocando temas como las mujeres en el campo laboral, la inequidad en el ingreso, el cambio tecnológico, el nivel de escolaridad, la inmigración y los sistemas de salud.

Su libro Carrera y Familia: El viaje centenario de las mujeres hacia la equidad (Career & Family: Women’s century-long journey toward Equity. Princeton, 2021) refleja la investigación que la profesora de Harvard y ex directora del Buró Nacional de Investigación Económica (NBER, por sus siglas en inglés) ejecutó, en la que refuta dos ideas de la economía tradicional. La primera, que la participación laboral de las mujeres ha ido en aumento constante desde su integración a este. La segunda, que el desarrollo económico, con los mismos mecanismos del sistema, cerrarán las brechas de género.

“I have always thought of myself as a detective! The detective always believes there is a way of finding the answer and that is the way I have always done research.” — ¡Siempre he pensado que soy un detective! El detective siempre cree que hay una forma de encontrar la respuesta y esa es la forma en la que siempre he hecho investigación. —(Goldin, 2023)

La catedrática de Harvard descubrió que la curva de las mujeres en el mercado laboral, a diferencia de lo que se creía, es en U, ya que ha habido depresiones en la curva por procesos como la industrialización, en la que las familias tuvieron que dejar las granjas, y trabajar en fábricas implicaba que las mujeres ya no podían laborar y al mismo tiempo cuidar a los niños. En cuanto las mujeres fueron subiendo el nivel de escolaridad, la curva ha ido en remonte, y otros factores, así como avances de salud, como la introducción de las toallas femeninas, el uso de la píldora anticonceptiva para que las mujeres tomaran control de la planeación familiar, la curva, efectivamente, ha subido de manera constante.

Si las mujeres tienen más hijos entonces su ingreso baja, este es un tema del que ya se venía hablando desde hace años, pero en realidad nunca se hizo con datos, hasta ahora. Lastimosamente, las decisiones laborales y profesionales de las mujeres están íntimamente relacionadas con las de su maternidad; en México, la decisión de ser madre resulta en una penalización de hasta un 40% de menos empleabilidad.

Todos estos hallazgos concluyen que, en efecto, la brecha salarial y profesional que sufren las mujeres no tiene que ver con la capacidad cognitiva, sino con las oportunidades a las que pueden tener acceso tanto de salubridad, como escolares y laborales, mismas que no han sido reguladas por el mercado, sino que estas deben ser moduladas por políticas públicas impulsadas, claramente, por las mismas mujeres.            

El Premio Nobel de Economía 2023, Claudia Goldin, fue la tercera mujer en recibir este reconocimiento no sólo por este paper académico, sino por su investigación de vida. La solución se encuentra justamente en el reconocimiento de estos esfuerzos de investigación y trabajos para que los paradigmas cambien. Las políticas públicas no solucionarán nada si se les sigue penalizando de esta forma sólo por ser mujeres, por la decisión del derecho a la maternidad bajo sus términos, ni dejando que el mercado resuelva las injusticias. La solución a la que llega Goldin es contundente, la brecha salarial se resuelve con políticas que consideren la maternidad bajo condiciones laborales dignas y equitativas para hombres y mujeres.

Ana Alba

Comparte este artículo