La Memoria Colectiva en la Sociedad Global

Publicada en marzo 2008 edición 04

La memoria es un impulso esencial del hombre. Sirve para aprender de los hechos pasados y evitar repetir la historia. Es un campo del conocimiento que genera un sentido de pertenencia, de identidad personal y grupal.

El ejercicio de la memoria es tan viejo como la sociedad misma. En las tribus y clanes, la historia de cada familia era relatada por los viejos, de manera que las enseñanzas pudieran pasar de generación en generación. La aparición del lenguaje escrito propició también el acto de relatarla en libros o en las paredes de los templos. Por ejemplo, en el Antiguo Egipto cada familia contaba su historia usando artefactos ornamentales o vasijas, donde además se depositaba a los muertos.

La memoria en la sociedad moderna ha partido de la elaboración del “gran relato” de la nación, de la versión de los vencedores y de los vencidos. ¿Qué pasa cuando la búsqueda del conocimiento y la memoria son capaces de producirse a nivel global?

El nacimiento de la informática revolucionó al mundo de manera paulatina, pero no tuvo un gran impacto a nivel doméstico hasta mediados de los noventa, cuando se volvió usual tener una PC de escritorio.

Internet, por su parte, trajo consigo una nueva visión de mundo, donde las fronteras podían moldearse, romperse o simplemente desaparecerse en tiempo real. Del correo electrónico al chat, del nacimiento de los foros a las páginas personales, la revolución de la sociedad de la información impactó directamente en la memoria colectiva del ser humano.

La palabra blog es un híbrido del término weB y Log (diario en inglés) que realza así las características de una bitácora en línea.

El mundo del blog o las páginas personales tuvieron su auge en esta década. Nacieron de la necesidad de globalizar la intimidad y personalizar el mundo del Internet. Los usuarios se suscribían a un servicio que les permitía escribir lo que deseaban. Al principio sus páginas eran leídas sólo por los suscriptores, pero después los filtros se superaron y cualquiera podía leer lo que el otro escribía. Los filtros eran pocos y casi todos los contenidos eran admisibles.

De las letras se pasaron a las imágenes. Los blogs podían almacenar imágenes para ilustrar las entradas. Posteriormente entró el audio, el video y otros accesorios que hacían del blog una verdadera página de Internet. Muchos aprovecharon este recurso gratuito para darse a conocer o para vender sus productos. El contador de visitas crea estadísticas automáticas y muchos de los blogs que superan las 50 visitas mensuales son catapultados a Google de acuerdo con sus entradas.

Además de vender, se formaron comunidades. Los científicos comenzaron a publicar investigaciones, la educación encontró un portal seguro donde distribuir sus contenidos e incluso los periódicos utilizan la información para publicar y dirigir sus noticias. Ante esta revolución informática, cualquiera cuenta su vida por este medio y es que el alma también es reductible a un dato informático.

Detrás del blog existen personas, pero la identidad muchas veces pasa a segundo término. Quien tiene la disposición de escribir y contar su visión del mundo termina creando contenidos intelectuales, regulados ya por la normatividad Commons Right, que permite distribuir ciertos contenidos o no, según sea la decisión del autor.

Los blogs también han sido utilizados por grupos políticos como forma de denuncia. Cuando el programa de radio Monitor debió terminar sus emisiones por la huelga de la empresa, se creó un blog de apoyo a José Gutiérrez Vivó y miles de personas furiosas entraron y dejaron su opinión al respecto. Casi unos 4 meses después, Monitor estaba de vuelta. La voz de la sociedad civil se había manifestado.

El proyecto de la enciclopedia en Internet es tan vasto como el mundo mismo. Actualmente posee artículos en 230 idiomas, mientras que la versión en inglés ha superado el millón y medio de artículos, los 200 mil en idioma español están creciendo paulatinamente. Casi cualquier tema puede encontrarse en Wikipedia y las reglas del conocimiento humano se han puesto de parte de buscadores como Google o Yahoo que envían al usuario directamente a la enciclopedia.

La historia de la Wikipedia proviene de un intento por difundir gratuitamente el conocimiento del mundo y volverlo accesible para todo el mundo. Los intentos por crear un portal de tal magnitud comenzaron en 1976 con la aparición del use-net; los usuarios creaban foros de discusión en los que se debatían temas de todo tipo. El surgimiento de la Wide World Web (www) dio origen a los llamados web-ring (anillos web) donde los usuarios creaban foros de discusión de acuerdo con sus intereses, formando así comunidades y grupos con intereses diversos.

Jimmy Wales, filósofo, siguió las potencialidades del foro desde su aparición y junto con su colega Larry Sanger fundaron Nupedia en el año 2000. El proyecto pretendía mostrar la verdad sobre cualquier tema, y para ello contrataron a un grupo de expertos que calificaría todos los artículos y decidiría si eran aceptados para web o no. Precisamente, superar los filtros del conocimiento experto desanimó a los usuarios, porque el crecimiento de Nupedia se reducía únicamente a 20 artículos. Para salvar el proyecto, Ward Cunningham diseñó un software que permitía a cualquier usuario acceder a los contenidos y modificarlos, con la particularidad de que todas las modificaciones eran salvadas.

Wiki, que significa rápido en hawaiano, entró en la red el 10 de enero de 2001 y para 15 del mismo mes había nacido Wikipedia.

Ya no era necesario escribir un artículo completo. Los usuarios que entraban y fundaban un tema, ya no tenían necesidad de escribir más allá de sus ánimos, porque siempre había alguien dispuesto a terminarlo. Ante la anarquía conceptual, Wikipedia explicó al mundo que no se consideraba ni un diccionario ni un foro de discusión, sino un espacio de conocimiento neutral, a donde los usuarios
acudían a informarse y contribuir con el saber global. De esta manera, el conocimiento global es escrito por cada usuario, que considera publicable algo que el conoce mejor que otro. Así, el discurso de la globalización torna de eficiencia y rapidez a la enciclopedia, donde por cierto aún no existe un artículo sobre esta revista. Quizá los editores deberían plantearse la necesidad de colaborar en el mundo del saber Wiki y añadir una nueva categoría a la palabra Momento.

Juan Leonardo Escutia Medrano

Comparte este artículo