2008: NUEVOS IMPUESTOS Y ¿NUEVA CRISIS?

Publicada Enero 2008 Edición 02

Con el inicio del año 2008 entran en vigor nuevas medidas fiscales derivadas de la reforma hacendaria aprobada por el Congreso de la Unión en 2007.

Entre las modificaciones al marco tributario del país destacan tres temas que repercutirán entre la población:

  • El nuevo Impuesto a los Depósitos en Efectivo (IDE)
  • El Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU)
  • El cambio al Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) para gravar con un cargo extra la gasolina y el diesel.

En el caso particular del cambio al IEPS para gravar los combustibles, la medida entra en vigor a partir del 1 de enero y con ello se prevé una escalada en los precios de la mayoría de los productos. Cabe recordar que en 2007 se aprobó la posposición de esta reforma para que entrara en vigor hasta este año, pero ello no impidió que se diera un alza de precios, por lo que algunos analistas predicen que en términos reales, el impacto social será más amplio de lo que sostiene el gobierno federal.

Aunque este gravamen generó polémica, el Congreso de la Unión terminó por aprobarlo, y determinó que el impuesto subiría de forma gradual hasta alcanzar una tasa de 5.5 por ciento por ciento de su valor actual.

El decreto indica que los aumentos mensuales serán los siguientes: la gasolina Magna subirá 2 centavos por litro; la Premium aumentará 2.44 centavos y el diesel se incrementará en 1.66 centavos, a lo largo de 18 meses.

Las cámaras empresariales locales han denunciado que el nuevo impuesto tendrá un impacto inflacionario, contrario a la postura del gobierno federal que sostiene que el efecto será mínimo y que beneficiará las finanzas de los estados, porque la recaudación del gravamen será participable para éstos.

El otro impuesto que entra en vigor a partir del primer día del año 2008 es el IETU. La reforma hacendaria estableció mayor gradualidad en la transición y una menor tasa final en este gravamen. Así, la tasa que se aplicará será del 16.5 por ciento en el ejercicio fiscal de 2008, de 17 por ciento para 2009 y de 17.5 por ciento a partir de 2010.

Este gravamen ha generado mucha polémica en el país y de acuerdo con analistas, el efecto negativo se presentaría en las empresas que han implementado planes remunerativos para sus trabajadores con prestaciones de previsión social como son vales de despensa, fondo de ahorro, seguros de vida y gastos médicos mayores.

Otros afectados serán las compañías con altos niveles de inventario al cierre del 2007 y apalancados con
base en proveedores, las empresas que se encuentran en etapa de maduración, por lo que han concluido la fase de inversiones en sus principales activos; los contribuyentes con pérdidas fiscales cuantiosas, ya que el IETU no las considera; las entidades que paguen regalías a partes relacionadas, porque ya no podrán deducirlas y las corporaciones apoyadas con costo financiero debido a que los intereses no serán deducibles.

El 2 por ciento de IDE se cobrará a los cuentahabientes que reciban depósitos en efectivo que, individual o acumulativamente, superen los 25 mil pesos al mes. El gravamen se aplicará únicamente al excedente, esto es, si los depósitos recibidos fueron de 27 mil pesos, el impuesto se cobrará sobre 2 mil pesos. Para el fisco es indistinto si los depósitos son en moneda nacional o extranjera.

En el caso de un contribuyente que tenga varias cuentas en un mismo banco, la institución financiera deberá sumar los depósitos de todas las cuentas para hacer el cobro del gravamen, que se recaudará el último día del mes, excepto en depósitos a plazo.

En los depósitos a plazo la retención del 2 por ciento se realizará en el momento en que el dinero entre al
banco y no al final del período. Una vez retenido el dinero a los contribuyentes, las instituciones financieras tendrán tres días hábiles para entregarlo al fisco. Los bancos estarán obligados a expedir constancias mensuales y anuales sobre las retenciones.

Un dato a tomar en consideración, es que los depósitos en efectivo no se podrán sumar para el pago del gravamen si se encuentran en diferentes instituciones bancarias. La aplicación del IDE puede afectar a sectores que sí cumplen con sus obligaciones tributarias pero que tienen alto manejo de efectivo, como son los restaurantes, las tiendas de autoservicio, las departamentales y las de comercio especializado en público en general.

José Carlos Avendaño Flores

Comparte este artículo