Violencia psicológica

Cuando se habla de violencia, estamos acostumbrados a relacionarla con alguien que recibe golpes o que termina en el hospital recibiendo atención por heridas, moretones o huesos rotos. Sin embargo, la violencia no sólo es física. Existe la denominada violencia psicológica que daña de igual manera o más que la física.

La violencia psicológica se manifiesta de diversas formas, las más comunes son:

  1. El control.
  2. La desconfirmación.
  3. La descalificación.
  4. La difamación.
  5. Gaslighting.
  6. La manipulación.

A) El control implica que la persona que lo recibe, siendo adulta, no es dueña de sus decisiones en cuanto a su vida, su tiempo o su dinero, sino que experimenta prohibiciones por parte del victimario e incluso llega a tener miedo de su reacción si toma una decisión por su cuenta.

B) La desconfirmación consiste en recibir insultos constantemente, minando autoestima y autoconcepto de la víctima.

C) La descalificación es hacer sentir a la víctima que no existe; por ejemplo, ignorarla o dejar de hablarle.

D) La difamación implica inventar actos negativos y difundirlos con las demás personas, con el objetivo de aislarla y aumentar su vulnerabilidad.

E) El gasligthing o luz de gas representa abusar de la confianza que se le tiene al victimario y creer sus comentarios, siendo que éstos van dirigidos a confundir a la víctima.

F) La manipulación es hacer sentir culpable a la víctima a través de diversas actuaciones.

¿Cuáles son entonces los indicadores de que una persona recibe daño emocional o violencia psicológica?

 En primer lugar, la persona presenta un daño a nivel de su pensamiento denominado disonancia cognitiva, que consiste en un estado de extrañeza, de confusión interna respecto de recibir maltrato en su autoestima. Esta extrañeza viene del dolor de experimentar daño proveniente de una persona con quien mantiene una relación cercana y significativa, es decir, con quien debería de tener una relación de mutuo cuidado.

Este dolor interno puede durar mucho tiempo, siendo necesario buscar ayuda profesional. Otro síntoma es el estado de indefensión aprendida (del cual hablaré con más detalle en el siguiente artículo) que lleva directamente a la depresión, si no se detecta a tiempo.

Si estás recibiendo violencia psicológica, busca ayuda.

Psic. Cristina Figueroa Quirino

Cel 246 46 91878

Comparte este artículo