Betty Sharon Briones Padilla – Sé libre, sé fuerte, sé valiente y sé resiliente

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Betty Sharon Briones Padilla, 31 años

Licenciada en educación, egresada del CESCET.

Actualmente estoy cursando la licenciatura en administración y creación de política pública.

¿Qué cargo tienes ahora?

Actualmente soy la coordinadora estatal de Vinculación del partido Nueva Alianza.

¿Cómo los jóvenes se pueden involucrar en la política?

De muchas maneras. Muchos lo han politizado, que son los partidos políticos, pero no, la política son muchas cosas. Es la importancia de las causas sociales, es tener alguna participación dentro de una asociación civil. Es participar dentro de una iniciativa de ley, participar dentro de su comunidad; que ayuden a limpiar las calles.

La participación política es una participación directa con temas que aquejan a la ciudadanía. Creo que hay muchas maneras de cómo las juventudes puedan participar dentro de la política.

En este año la participación de las juventudes estuvo increíble, fue muy buena y alta. Creo que hay muchos jóvenes participando; hoy vamos a tener bastantes alcaldes, presidentes de comunidad y diputados.

Ya estaba la cuota, pero ahora en las acciones afirmativas marcaban que, por ejemplo, en los ayuntamientos, en los primeros candidatos estaba el candidato a presidencia municipal y en los primeros cuatro espacios tenía que haber un joven. Eso ayudó porque ahorita para el tema de los regidores, cuántos regidores serán jóvenes.

Ha costado mucho, pero sé que poco a poco hemos ido avanzando bastante, con la participación de las juventudes dentro del ámbito político. Actualmente sí la veo muy diferente a la de hace muchos años.

¿Cómo llega a ti esta parte de la política?

A los 17 años tuve la oportunidad. Siempre andaba en temas políticos desde la prepa, en la universidad andaba en los consejos. A los 17 años se forma el partido Nueva Alianza, entonces, mi mamá pertenecía a esta estructura para la organización para conformar el partido. Me invitan a participar en otros estados. Me dicen: “Vamos a ver lo de las firmas para poder tener el registro del partido”. Así empezó mi participación. Me agradó, pero todavía tenía mis dudas.

Cuando entro a la universidad me invitan a formar parte de la campaña, en ese tiempo de una candidata a gobernadora. Me dicen: “Ayúdanos con temas de agenda, ayúdanos a movilizar jóvenes”. Con un grupo de jóvenes empezamos a trabajar actividades y ya fue cuando me empiezo a meter un poco más. Pero yo me metí, literal, a una campaña. No andaba en temas tan políticos, estaba en la campaña y me gustó mucho.

Termina eso y en 2012 conozco al grupo de jóvenes de Nueva Alianza, que antes no era un grupo. Me invitan a participar. Mi actual presidenta, Sandra Corona, me invita a participar dentro de este movimiento, y pues sí, me empiezo a meter al movimiento de jóvenes aquí en el estado de Tlaxcala, y ahí empiezo a participar con más actividades.

En ese momento hacíamos actividades más filantrópicas. Temas de emprendimiento, medio ambiente, igualdad, derechos humanos, y ahí empiezo a participar más. Después me di cuenta que realmente la política me gustaba, sobre todo porque estaba en un espacio público.

En 2015 tengo la oportunidad y me invitan a ser candidata para diputada federal, en 2015, y a mis 25 años, me convertí en candidata para diputada federal. Igual fue un súper reto, porque fueron muchos municipios y, sobre todo, yo era la candidata más joven, 25 años, y luego a diputada federal. Nadie me conocía, porque yo no había tenido un cargo público.

Recorrer y darnos cuenta que el esfuerzo de las juventudes es: “¿Quieres algo? Lúchale, ve y camínale; conoce, acércate a la gente”, es muy diferente. Obviamente de lo que yo venía haciendo del tema de ir a recolectar firmas, brigadeos, todo lo que lleva otras áreas, que conlleva una agenda, una campaña, a ser un candidato.

Fue cuando me enamoré aún más de la participación política. Me gustó mucho.

Algo que me encanta es que me considero una persona un poco camaleónica en ese sentido, porque puedo estar muy bien en el tema político y gracias a la vida, también puedo estar en tema de organización de la sociedad civil; empecé a tener estas dos, tema político y la organización de la sociedad civil.

Ahí fue cuando también me dije: “Quieres, te gusta, empiézate a profesionalizar y fórmate”. Me metí a cursos, talleres, diplomados, todo lo que pudiera en temas de política, administración pública, comunicación política, en todo lo que me llamara la atención en temas de política.

¿Cómo ves, de cuando empezaste tú hasta ahorita, la condición de las mujeres, de estar dentro de la política?

Antes era muy complicado para nosotras, sigue siendo muy complicado, pero creo que hemos hecho muchos grupos de sororidad entre nosotras; eso nos ha ayudado a fortalecernos. En 2015 yo recuerdo que era muy diferente, te estoy hablando de hace seis años; el hecho de participar como mujeres era como “Si nos veían, si nos tomaban en cuenta”, pero como un tema de cuota, tiene que ser candidata, porque son mujeres y nos piden una cuota.

Actualmente no, creo que ya hay más círculos, ya hay más facilidad para poder formarnos, sí hay una deuda muy grande, claro, porque ya hay más espacios, posibilidades, pero a veces también hay los famosos techos de cristal, y los pisos pegajosos que no nos dejan avanzar tanto, pero creo que hay un avance.

Ya participamos, tenemos más oportunidades. Nos falta mucho, claro que nos falta mucho, porque necesitamos tener mujeres emancipadas; mujeres que sean fuertes, libres, autónomas, para poder tomar decisiones en las cuales puedan decir: “Mi prioridad no es la casa, mi prioridad ahora sí es poder participar en el ámbito político”. Cuando tú tienes a mujeres emancipadas, pues obviamente vas a poder tener cuadros fuertes para que se vayan a una contienda y no nos lleven a una contienda de relleno, sino a una contienda para ganar.

¿Cuáles crees que sean los retos a los que te has enfrentado en estos tiempos de pandemia?

Fue complicado hacer campaña, porque, por ejemplo, a mí me tocó coordinar precisamente en estas elecciones el distrito 8. No es lo mismo ir a hacer campaña como en otros tiempos: Una, tienes a personas a las cuales les vas a hablar de política y tienen sentimientos, porque tuvieron un familiar enfermo, porque pasaron por la enfermedad, se quedaron sin empleo.

Poder acercarte a la ciudadanía y presentar tus propuestas, decirle por qué eres el mejor candidato, ahorita en tema político, ese fue uno de los factores bien complicados. Estaban acostumbrados [a] ir a hacer caminatas y podías hacerlas, pero no todo mundo te abría la puerta, y luego los que te abrían, no sabías qué ánimo tenían, porque en muchos tú llegas y dices: “Ay, quiero hacer esto y el otro”, pero la persona tiene un dolor y es normal.

Creo que en esta campaña nos ayudó a ser más empáticos con la ciudadanía, y eso es lo que nos hacía falta, que los políticos dejáramos de ser tan políticos y nos volviéramos ciudadanos y decir: “Está pasando esto. ¿Qué nos duele? ¿Qué nos aqueja?”.  

La participación de las juventudes creo que también tiene mucho que ver con la pandemia, porque regularmente tú siempre veías caminando a cierto tipo de personas, de ciertas edades. En esta pandemia los que estaban con el sistema inmunológico mejor eran las juventudes, y creo que ahora sí hubo mucha participación de las juventudes por eso mismo, porque sabían que éramos los que no nos podíamos infectar. Creo que sí hubo una buena participación.

¿Qué sigue ahora, Betty?

Creo que estoy en esa etapa de mi vida en donde es terminar la maestría; en diciembre la termino, seguir ayudando. Me gusta mucho estar en administración pública, porque desde ahí puedes ayudar a muchas personas. Yo espero y estoy segura que en lo que viene vamos a estar ahí, desde donde esté, seguir ayudando.

Yassir Zárate Méndez
Fotografía: Federico Ríos Macías
Melisa Ortega Pérez

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on linkedin