David Ramírez Solís – La música rompe fronteras

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

David Ramírez Solís, 31 años, actual­mente estudio, enfermería general, soy Dj y productor musical

–¿Cómo es que te interesa esto de ser dj?

–Pues ya tiene como diez años que me empezó a llamar la atención, y eso por salir a fiestas con mis amigos, a lugares en donde se tocaba música electrónica. Allí fue donde me comenzó a llamar la atención la música electrónica, pero al paso de los años me va interesando la música underground, no tanto, así como digamos por mencionar la música de un antro, que es más versátil, más comercial. Me va gustando esa onda de música que no sea comercial.

–¿Es en la Ciudad de México donde te ca­pacitas?

–Así es. Se llama Garage Music. Tomé al­gunos talleres ahí con dj’s profesionales y amateurs. Estuve tomando clases con Martín Parra, Sound of Habit, que es quien impartía los talleres de producción musi­cal. Tuve la oportunidad de convivir con al­gunos dj ́s que en su momento solo veía a través de una pantalla, pero incluso hice amistad con ellos y empecé a descubrir este mundo de la producción musical.

–¿Se vive de ser dj?

–Claro; de hecho, ese fue un problemilla con el cual me encontré cuando iniciaba con esto, porque en la casa mi mamá me decía: “Bueno, a ti te gusta eso. ¿De eso se vive?”. Sí, claro, de eso se vive, pero ha­ciéndolo de una manera profesional, como todo; lo mencionaba también porque aquí se escucha música comercial, entonces para obtener una paga digna, por así de­cirlo, tienes que salir más a la ciudad; allí es donde la gente se abre a la oportunidad de escuchar nuevos géneros de música y, sobre todo, la música electrónica, más en la Ciudad de México; pero sí tienes que ir en una onda más profesional.

–¿En Tlaxcala hay público?

–Sí, pues he ido a la capital, a lugares don­de solamente se toca música electrónica, y la verdad es que sí hay buena respues­ta; de hecho, también eso influyó mucho en lo que ahora hago. No sé si algún día escuchaste del colectivo 7-3, que son los que movían la escena electrónica. Algunos de ellos son mis amigos. Iba a fiestas y ya en el after era como la oportunidad para que yo tocara o me fuera envolviendo en este ambiente. Obviamente al salir y escu­char música en esos lugares es donde vas perfeccionando el seleccionar tu música, porque al final de cuentas es el arte de un dj, el seleccionar su música para cualquier tipo de ocasión y evento formal o tocar en cualquier club.

–¿Qué te inspira para hacer música?

–Hay muchas cosas que me inspiran. Por ejemplo, mis amigos los que pintan; es como esa parte de contemplar una pin­tura. La naturaleza me inspira bastante, el hecho de salir a caminar al bosque o sim­plemente al campo, ahí es donde encuen­tro tranquilidad. Escucho muchos sonidos y ahí es donde nace la inspiración.

–¿Para ti qué es ser joven?

–Pues una oportunidad magnífica como ser humano.

–¿A qué retos te has enfrentado en estos momentos de pandemia?

–Pues que ya no tocas en algún club o en alguna fiesta, pero siempre hay ideas, por ejemplo, alguna transmisión en vivo con amigos o simplemente desde tu casa; con todos los que te van a escuchar a algún lu­gar les avisas: “Sabes qué, voy a hacer una transmisión en vivo; voy a estar tocando un set de una hora”. Tú más o menos sabes la hora en la que alguien ya se encuentra desocupado, no sé, como un fin de sema­na, esa es la hora en que puedes hacer una transmisión y tener un buen resultado.

Ahorita con la producción es lo mismo, subir a redes sociales y así es como sigues activo, por así decirlo, pero esa es una de las problemáticas a las cuales yo me he enfrentado ahorita en la pandemia.

–¿Qué sigue para ti?

–Seguir produciendo, hacer buena música y llegar a los lugares que en algún momen­to soñé; llegar a ese público conocedor, por así decirlo.

–¿Cómo pretendes llegar a ese pú­blico?

–A través de sesiones de música. Ahorita ya sabes que son las redes sociales, pero sobre todo tocando puertas con los due­ños o gerentes de lugares; siempre soy así, como de atreverme a escribirles y mandar mi propuesta. Me ha funcionado, créeme que me ha funcionado.

Recuerdo una aventura. Me fui a Aca­pulco de vacaciones, al llegar y caminar por lugares como Paradise o Barba Roja, que son los lugares conocidos en Acapulco donde hay música electrónica, pues me atrevo a decirles que llevo una sesión de música, que quiero me permita tocar ahí. Tuve respuestas positivas en todos los lu­gares; en todos los lugares me dijeron que sí, estuve como tal ya trabajando en esos lugares. Para mí nunca ha habido muchas trabas en cuestión de que soy una persona que rompe con ese miedo, porque cuando inicias quieres ser escuchado, pero cuando llegas a un lugar como esos, como que de repente hay un poquito de miedo. “¿Real­mente estoy a la altura? ¿Qué va a pasar?”.

También son lugares donde ya hay ca­binas profesionales, tienen todo para re­cibirte; es como de “Pásale, te queremos ver tocar”. Sí hubo un poquito de nervios, pero logré mi objetivo. Hay otro lugar que se llama Playita Santa Lucía, que está en Zona Dorada, en Acapulco; también estuve tocando en ese lugar.

–¿Hacia dónde va tu línea de produc­ción?

–Pues, primero que nada, aquí en México, ser escuchado, seguir con buenas ideas porque hay muchos productores, pero real­mente que tu música sea buena y que la escuches, pues ese es el gran reto. Aparte, lejos de que te escuche la gente, que sienta lo que le estás transmitiendo, porque eso también tiene mucho que ver, no solamen­te que te escuche, sino que le transmitas sensaciones, qué es lo que tu transmites, con lo poco que me has escuchado, trans­mito a las personas paz, esperanza, porque sabes que la música siempre tiene mucho que ver en nuestras emociones.

–Tu carrera está muy ligada al tema de la salud. ¿En qué momento inicia tu gusto por la música, pero también por el lado de la salud?

–En la familia tenemos una enfermera, [que] es mi madre; ella desde un principio quería que yo estudiara enfermería antes de ser dj. A mí la verdad no me llamaba para nada la atención, hasta que después, por otras influencias, entré a la escuela, [aunque] ya había estado en otra y me doy cuenta que realmente sí me gusta. Empecé a leer sobre medicina alternativa y también por ahí ya tengo pacientes por ese lado.

Yassir Zárate Méndez
Fotografía: Federico Ríos Macías
Melisa Ortega Pérez

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on linkedin