El reto de la transformación de Tlaxcala. – Entrevista con Lorena Cuéllar Cisneros

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Es una fresca mañana de sábado. Es­peramos en el atrio de la catedral de Nuestra Señora de la Asunción, re­cientemente incorporado a la Lista de Pa­trimonio Mundial de la UNESCO, junto con el ex convento de San Francisco, uno de los más antiguos de América.

Faltan unos días para que Lorena Cué­llar Cisneros asuma el cargo de goberna­dora constitucional de Tlaxcala. Será la segunda mujer en hacerlo.

Para cuando se publique esta entrevis­ta, ya habrá ocurrido la sencilla ceremonia de traspaso de poderes, a celebrarse en el Palacio Legislativo. Las condiciones marca­das por la COVID-19 obligaron a cambiar el evento multitudinario en el Estadio Tlahui­cole, por un acto más reducido.

La entrevista con Momento sirve para recalcar el compromiso que Cuéllar Cisne­ros tiene con la ciudadanía y con la gente de Tlaxcala, luego de haber obtenido la vo­tación más alta en la historia de la entidad. Fueron más de 300 mil sufragios. Nadie an­tes había obtenido una cifra tan alta.

Lorena Cuéllar Cisneros entiende el peso y la responsabilidad de esa respuesta de la ciudadanía.

Por ello, nos habla de los retos que en­frenta Tlaxcala; ofrece su diagnóstico y las vías para aterrizar la Cuarta Transforma­ción en la entidad. Adelanta que será una “férrea aliada” del presidente Andrés Ma­nuel López Obrador.

Enfática, advierte que será implacable con la corrupción, al tiempo que se com­promete a contar con un equipo honesto, humanista, que entienda las necesidades de la población.

Quiere hacer historia; Estas son sus palabras.

Los retos de Tlaxcala

—¿Cuál es el principal reto que enfrenta Tlaxcala en este momento?

—Son diferentes temas. Tiene que ver mu­cho con la inseguridad que hoy tenemos; la gente lo percibe y quiere que las cosas cambien. La inversión que se requiere es histórica, para garantizar la seguridad para todos los tlaxcaltecas.

“Esa es parte fundamental para que los hogares estén en paz, en tranquilidad; para que nuestros niños puedan vivir seguros y a las familias regrese esa paz que es funda­mental en todos los hogares de Tlaxcala”.

—¿Comparte usted el diagnóstico de la administración saliente, que considera que el estado se encuentra en paz?

—Una cosa es lo que haya en un papel y otra es la percepción de lo que la gente siente todos los días, lo que le toca vivir en nuestras comunidades, en nuestros muni­cipios, en sus colonias.

“En un documento se puede plasmar una percepción, pero lo más importante es lo que puede sentir la ciudadanía y lo que hoy exige de nuestro trabajo. Eso es en lo que hoy nos vamos a enfocar”.

—¿Qué acciones emprenderá usted para hacer frente al desafío de la inseguridad?

—Primeramente, debemos contar con una planeación estratégica, tener un diagnós­tico muy certero de dónde tenemos los conflictos, cómo los vamos a ir venciendo.

“Debemos definir nuestra organización interior, identificar los puntos donde todos los días tengamos que estar al pendiente de la inseguridad, donde involucremos a todos los presidentes municipales, porque ellos forman parte y tienen que ver mucho. Tienen que ayudar al gobierno, ser responsables, porque el pueblo les dio esa confianza, no la pueden defraudar; tienen que cumplir y trabajar para dar resultados.

“Lo que te puedo decir es que tene­mos que trabajar con los presidentes municipales, involucrarlos, capacitarlos.

“Tenemos que invertir como nun­ca se ha hecho para dar seguridad a todo nuestro estado. Que tengamos la mejor tecnología que nos permita ser una herramienta que ayude a los ti­tulares de seguridad pública, que ha­gamos un trabajo en equipo y desde luego que las familias me ayuden a hacer una nueva historia por Tlaxcala.

“Yo estoy segura de que lo vamos a lograr y sé que no estoy sola. Esta votación que fue histórica me dice que no estoy sola. Cuando salgo a la calle me dice mucha gente: ‘Estamos contentos. La vamos a ayudar, no la vamos a dejar sola’. Eso me emociona escucharlo.

“Me motiva que la gente me va a ayudar a denunciar la falta de con­fianza que hoy tenemos en las au­toridades, que vaya cambiando esa visión. Si una persona va a denunciar, que sepa que será atendida, que ten­gamos la fortuna de que la ciudada­nía se involucre tanto en la denuncia como en la participación.

“Es muy importante que todos jun­tos logremos ese reto maravilloso que es hacer una nueva historia en Tlaxca­la, siempre apegados a nuestras tra­diciones, a nuestra cultura, a ese or­gullo que tenemos como tlaxcaltecas.

“Queremos hoy que Tlaxcala sea reconocido a nivel nacional e interna­cional. Tengo escasos días de haber ganado la elección y hay gente que me busca de otras partes del mundo, de China, de Pakistán, de Europa. Va a venir mucha gente a Tlaxcala.

“El otro día me decía una persona que trabaja en el gobierno del pre­sidente Andrés Manuel López Obra­dor que llaman [del exterior], porque quieren ir a Tlaxcala. Estamos impre­sionados, porque todos los funciona­rios nos están ayudando; hoy quere­mos entregar muy buenas cuentas.

“Es una tarea de todos. Sé que la responsabilidad que tengo es muy grande, por haber sido la mujer más votada en el país y la más votada en la historia de Tlaxcala.

“Imagínate: todos los días me le­vanto pensando en las personas que estuvieron dos horas para ir a votar; que llovió, pero no se movieron de las casillas, que estuvieron al pendiente. Imagínate lo que siento. Es una tre­menda responsabilidad. Todos los días me levanto diciendo: ‘Hoy tie­ne que ser un día productivo’. Tengo que lograr muchas cosas. Tlaxcala no puede esperar. Tenemos seis años para hacer una nueva historia”.

—¿Cuáles son las condiciones en que se encuentra Tlaxcala a unos días de asumir el cargo de gobernadora?

—Cada uno tenemos nuestro propio criterio de cómo estamos. En esta en­trega-recepción tendré una claridad de cómo nos entregan. En donde haya que hacer una revisión, lo haremos, pero no vamos a permitir hacernos responsables de algo de lo que no lo somos. Creo que cada gobierno hace su esfuerzo, quien lo califica es el pueblo. A lo que llego es a trabajar para entregar muy buenas cuentas a Tlaxcala.

—Pero si usted o sus colaboradores en­cuentran indicios de irregularidades?

—Mira, todo eso se va a ir viendo en los cierres de entrega–recepción; aún no han concluido, estamos trabajando en ello. Si hay elementos suficientes de alguna circunstancia, cada uno de los servidores que serán las nue­vas caras que estarán trabajando en la nueva administración, tendrá la obligación de hacerlo ver. Será una responsabilidad que ellos asumirán, si no hacen lo correcto.

Compromiso de cambio para bien de la gente

—¿Cuál es su compromiso con los ciu­dadanos que apoyaron su proyecto y qué mensaje le da a quienes optaron por otras propuestas políticas?

—Antes que nada, quiero agradecer la confianza que ese 6 de junio la ciu­dadanía me otorgó. A todas las muje­res, hombres, adultos mayores, a toda la ciudadanía que dio su tiempo ese día y fue muy importante para hacer una nueva historia en Tlaxcala, a to­dos ellos les digo que voy a trabajar de manera incansable, no voy a dejar de hacerlo todos los días.

“Voy a tener esa emoción que guardo en mi corazón para trabajar diariamente. La voy a utilizar para que mi experiencia sirva para bajar recur­sos, fortalecer a nuestro estado y para no fallar. Tengo un compromiso muy grande y todos los tenemos.

“Una persona no puede hacer todo un cambio, pero yo sé que lo vamos a lograr. Lo siento en mi corazón. La ciu­dadanía es muy expresiva y afectuosa conmigo y tenemos que demostrarlo con hechos, con mucho trabajo para corresponder con ese cariño que ten­go en mí.

“A los que no votaron por mí y quienes no tuvieron esa confianza, les digo que voy a trabajar para todos. Seré una gobernadora cercana que escuchará a todos.

“Voy a necesitar un equipo muy comprometido, humanista. Estoy pidiendo a todos los que me van a acompañar que sean sensibles y sean atentos ante todos, sea quien sea. Quiero ganarme la confianza de más tlaxcaltecas.

“Hoy la respuesta fue maravillosa. Nadie en la historia de Tlaxcala había obtenido una votación así. Eso me da la confianza de haber logrado ser­virles a muchos tlaxcaltecas y haber cumplido.

“Si eso lo hice en el pasado, sin re­cursos, más que con lo que yo gana­ba, pude ayudar a miles de tlaxcalte­cas, hoy estoy comprometida a llegar a miles de hogares”.

—Hace tres años, cuando tuvimos oportunidad de conversar con usted en otra entrevista para Momento, cuan­do asumió la Coordinación de Delega­ciones en Tlaxcala, refirió que estaba acostumbrada a levantarse a las cinco de la mañana y trabajar todo el día, los siete días de la semana, ¿mantendrá ese mismo ritmo de trabajo?

—Lo vamos a seguir manteniendo. Siempre, cuando llega alguien y me pregunta eso, le hago mucho énfasis de que voy a comprometerme total­mente con el estado. De hecho, llevo muchos años de mi vida consagrán­dome a la tarea de ayudar a la gente. He trabajado para el pueblo y lo segui­ré haciendo con toda la devoción, con ese entusiasmo que me caracteriza siempre, de estar temprano y trabajar sábados, domingos. Estoy contratada para trabajar tiempo completo.

—¿Con quién es su compromiso?

—Soy una servidora, una sierva de la nación y eso es lo que busco en todos los compañeros que están conmigo. Tengo que escuchar a la gente y cuan­do haya quejas sobre algún compañe­ro o compañera que no está compro­metida, tendré que tomar decisiones.

“Finalmente, lo más importante será trabajar para el pueblo, que todos estemos comprometidos de que la Cuarta Transformación llegue a Tlax­cala, de que no robar, no mentir y no traicionar sea una constante en todo.

“Estoy sumamente feliz de escu­char a funcionarios que están en lu­gares privilegiados para acabar con la corrupción y saber que están com­prometidos conmigo. Quieren que le vaya bien a Tlaxcala, que van a tra­bajar para cambiar las cosas.

“Me emociona tremendamente con mis acciones involucrar a más personas y ser inspiración para mu­chas mujeres; saberme responsable de que voy a abrirle el camino a mi­les de mujeres que también quieren oportunidades. Es el reto tremendo de acabar con la desigualdad, trabajan­do para que esa pobreza cada día sea menos, acabando con muchas situa­ciones para que no haya discrimina­ción hacia nadie”.

Un nuevo perfil de la administra­ción pública

—¿Cómo quedará rediseñada la nue­va administración pública? ¿Cuán­tas nuevas secretarías habrá y cómo hacer esto sin aumentar el gasto, bajo las condiciones de austeridad que ha marcado el presidente de la República?

—Tenemos el compromiso de ha­cer más con menos, que la gente lo sienta, que lo perciba. No solo trato de decirlo, sino que se vea realizado en los hechos.

“Efectivamente, nosotros que­remos fortalecer las dependencias, porque queremos hacer una reinge­niería, de tal manera que trabajemos con todos los programas del gobierno federal.

“Yo estaré involucrada en la entre­ga de apoyos a los adultos mayores, a las escuelas, para que lleguen esos recursos para la rehabilitación de las escuelas. Estaré también en Sem­brando vida, apoyando para que se fortalezca. Lo que queremos es faci­litar a que la gente del campo pueda vender sus productos. Estaré involu­crada en todos los temas del presi­dente; es mi obligación hacerlo.

“Esa reingeniería nos va a servir para ahorrar, no duplicar las funcio­nes y evitar que haya más gastos. Todo esto nos va a ayudar.

“Vamos a fortalecer las acciones para enfrentar los graves problemas ecológicos que nos aquejan. Va a ser muy difícil que en seis años podamos lograr cosas que se han dejado de ha­cer en años, estoy consciente de eso, pero tenemos que empezar, tenemos que dejar un precedente de un inicio que nos va a llevar años, pero tene­mos que hacer ese trabajo.

“Me interesa que la Secretaría de Bienestar se fortalezca. Vamos a ele­varla a secretaría, porque el bienestar es lo más importante y lo tenemos que lograr. Por ello es muy importante que esa reingeniería nos ayude a fortale­cer los logros que vamos a obtener”.

—¿Cuáles otras dependencias habrá?

—Vamos a fortalecer la lucha contra la corrupción. No me comprometí a hacer una secretaría como tal, pero sí a fortalecer como nunca esa lu­cha. Estaba analizando que de 800 denuncias contra servidores públi­cos, ninguna ha procedido, lamen­tablemente.

“Voy a reunir al Sistema Antico­rrupción del Estado de Tlaxcala y decirles: ‘¿Dónde están sus resulta­dos? ¿Para qué estamos gastando en Tlaxcala tanto dinero si no hay resultados? Si estás como servidor, qué resultado le estás entregando a Tlaxcala’. Me voy a sentar con ellos y voy a obligarles a dar resultados, del compromiso que debemos tener con todos los tlaxcaltecas.

“Afortunadamente, me llevaron el primer documento de denuncia de un servidor público que fue llevada ante un juez. Estuve muy al pendiente de que ese juez supiera que estaré al pendiente de ese resultado, con base en todos los elementos que haya. Que tengamos los primeros servidores públicos que sean sancionados por corrupción y de ahí empecemos a cambiar la historia, la nueva historia que queremos para Tlaxcala”.

—¿Su administración va a proponer programas sociales diferentes a los que plantea el gobierno federal o va a ser una comunión?

—Voy a acompañar al presidente. El presidente necesita aliados y yo seré una férrea aliada de él. Voy a estar a su lado, apoyaré los programas so­ciales. Nos hemos involucrado en la vacunación, hemos ido a vacunar a los trabajadores de las empresas; he­mos ido a los corredores industriales. Ya se empezó a vacunar a los jóvenes de 18 años. Queremos participar en todo lo que sea a nivel federal. Aquí seremos un gran referente de apoyar todos los programas del presidente y ampliar también los programas.

La crisis global

—Estamos enfrentando un pano­rama mundial muy adverso a raíz de la COVID-19 ¿Cómo hará frente a esta crisis?

—Va a ser un reto tremendo. Todos tenemos la obligación de enfrentarlo. Hay que valorar cuántas camas nos dejan en los hospitales; estamos en una desventaja terrible, que hoy, con esta enfermedad y con la variante delta, tendremos más contagios

“Es algo que cuando me senté a analizar todo lo que se nos viene en­cima, tomé la decisión de cuidar a los tlaxcaltecas, de hacerles ver la nece­sidad de cuidarnos todos. Debemos tener un plan estratégico para el re­greso a clases, tener mucha comuni­cación con la ciudadanía, que todos nos ayuden a encaminar la estrategia del gobierno del estado.

“Vamos a tener una comunicación permanente para que la ciudadanía sepa cómo reaccionar. Hablé con los presidentes municipales y les pedí abstenernos de hacer eventos masi­vos. Debemos cuidar este momento.

“Todo esto nos va a llevar a que en un futuro tengamos eventos como una feria y la activación económica, pero debemos ser muy respetuosos y responsables y si lo hacemos habrá mucha coordinación para cuidar la sana distancia y muchas cosas. Eso se estará valorando.

“Nos preocupa mucho que nues­tros niños estén cuidados. Vamos a hacer un censo para tener la informa­ción de que en el entorno de los niños estén vacunados. Vamos a hacer tra­bajo al aire libre, tener muchas indica­ciones para que todos nos cuidemos y, sobre todo, podamos trabajar en esta circunstancia tan complicada.

“Estaremos al pendiente de la de­tección a tiempo para que una perso­na no pueda complicarse en el tema de salud”.

El arte de hacer política en Tlaxcala

—A pesar de ser un territorio peque­ño, Tlaxcala es altamente complejo. ¿Cómo se debe gobernar un estado altamente politizado, donde tene­mos a personas que no dudan en cerrar carreteras, tomar presiden­cias municipales y emprender otras acciones si considera que no hay un buen gobierno?

—Debe haber diálogo. Que la gente sepa que hay diálogo, que no po­demos hacer algo si no hay diálogo. Ningún ciudadano tiene derecho de aceptar a otro, cuando no ha inten­tado ese diálogo. Si ya lo intenté y no hubo eco, no hay solución, estoy de acuerdo en que la gente pueda expre­sarse de manera democrática, pero que siempre se privilegie el diálogo.

“Es muy importante que busque­mos siempre tener comunicación con esa autoridad en todo el país, porque creo que es muy importante que el diálogo resuelve muchas cosas y siempre he comentado esa situación”.

—¿Cómo hacer frente a los políticos y grupos opositores que pueden verse afectados en sus intereses ante este cambio de régimen?

—Mira, con quien tuve una campaña compleja, me da gusto que hoy, en este lugar donde nos encontramos, estuvo la presidenta municipal [con li­cencia, Anabell Ávalos, durante la de­velación de la placa por la incorpora­ción del ex convento de San Francisco en la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO] y escuché su comentario de que le fuera bien a Tlaxcala. Eso habla de una profunda madurez política. No todas las personas tienen esa altura.

“La vi ese día, la saludé, me puse a sus órdenes también. Me gustó que como mujeres podamos encontrar esa comunicación. Aquí estoy si se ofrece algo. Estoy para servir a todos.

“Quiero ser una gobernadora para todos y con mucho respeto de su par­te y de la mía pude transitar de mane­ra espectacular. Que dos mujeres se pongan de acuerdo en ese sentido, de dejar el gobierno en paz y dedicarme a hacer mis cosas, eso habla de una profunda madurez en una persona. Eso me gustaría que fuera en todos, que todos estuviéramos a la altura de Tlaxcala, de nuestro estado.

“A los ciudadanos no les gusta vernos pelear, estar en constantes ataques, eso no es lo que quieren. Yo invito que este ejercicio sea para to­dos, que sea para el bien de Tlaxcala”.

—¿Cómo va a ser su relación con la oposición?

—Con respeto e inclusión escuchar las necesidades. A todos los que re­claman ‘¿Qué me va a tocar?’, pues decirles que le vaya bien a Tlaxca­la. Eso es lo que yo pido: que le vaya bien a Tlaxcala. Tenemos que hacer a un lado las situaciones personales de ellos, de ‘Cómo me van a ayudar económicamente’… olvidarse de eso y ponerse a trabajar para que le vaya bien a Tlaxcala.

“Que todos los servidores públicos que fueron electos se dediquen a que le vaya bien a Tlaxcala. Que se olvi­den de sus aspiraciones personales y que siempre esté Tlaxcala delante de cualquier cosa”.

La relación con el Poder Legislativo

—¿Cuál es su parecer sobre el hecho de que el Congreso del estado cuen­ta con una mayoría de diputados de Morena y de sus aliados políticos?

—Hoy podemos tener un panorama. Lo más importante es que realmen­te estas personas, en su alma, en sus principios, en sus valores, quieran de­jar un buen legado a sus familias, que no quieran que sean señalados, que no quieran que esas familias en un futuro sufran.

“Si haces bien las cosas, tu familia va a estar contenta, pero uno debe hacer bien las cosas o tratar de ha­cerlas lo mejor posibles. Y eso va a marcar un precedente de cada uno de los que hoy son diputados, pues la ciudadanía los va a ir conociendo. Si realmente tienes principios, valores, amas a tu estado, luchaste para lle­gar a ser diputado para trabajar por tu estado, pues se va a notar sin duda.

“Ojalá, es lo que deseo, que no es nada mas de Morena, que todos los compañeros de otras fracciones de­muestren la calidad moral que tienen y su enorme y profundo compromi­so con el estado. Eso lo vamos a ver, aquellos que luchen de manera per­sonal, pues verán el reclamo de un pueblo. Aquellos que hagan las cosas de manera correcta, el pueblo es muy sabio y podrá recompensar a quienes se porten a la altura de Tlaxcala”.

—¿Recomendaría que para esta le­gislatura los diputados dejen de ges­tionar el fondo para obras públicas?

—Desde luego. El presidente fue muy claro cuando llegamos como diputa­dos federales. Los diputados son para legislar y el Ejecutivo es para ejecutar. Nos quedó muy claro en ese momen­to, sobre todo porque en Tlaxcala son cerca de mil ochocientos millones de pesos en el fondo moches. Es una cantidad tremenda, con eso podemos ayudar a que haya becas, apoyo para que haya más atención a discapaci­tados, que podamos acabar con las cuotas escolares, que se rehabiliten las escuelas, los centros de salud.

“Hoy debemos decir: ‘¿Cómo be­neficio más a todos?’, e inclusive en la gestión, podemos ayudar a muchísi­ma gente. Con ese recurso hacer una gestión para que no falten sillas de ruedas, andaderas, muletas, ventanas, puertas, baños… en fin, tantas cosas que con ese dinero podemos ayudar a que todos hagan esa gestión.

“Eso es lo que yo quiero para todos. Vamos a comprometernos por Tlax­cala. Que hoy veamos por ese interés único que tenemos todos los servi­dores públicos, de honrar a la gente que nos dio la confianza y hacer bien las cosas. Es lo que más deseo, so­bre todo para que pasen a la historia como gentes que cambiaron ese pa­radigma de lo que no es correcto, a lo que sí es correcto”.

—Tomando en cuenta el contexto de la 4T y la cercanía que usted tiene con el presidente de la República, ¿propondría reformas a la Constitu­ción del estado para garantizar estos derechos?

—Yo creo que tendremos que refor­mar lo que haya que reformar, de tal manera que garanticemos a la ciuda­danía que las cosas tienen que cam­biar, tienen que ser mejores.

“Siempre tenemos que estar pen­sando que todo vaya bien en nuestro estado. Aquí vivimos, aquí viven nues­tros hijos, están nuestros amigos. Nos debemos sentir profundamente orgu­llosos de nuestro estado, de su cultura y sus tradiciones, de lo que realmente significa Tlaxcala. Fui a pedir el voto, a pedir la confianza; no hay que fallar­le a esa ciudadanía, que también lo puso todo para confiar en nosotros”.

La construcción de un legado

—El presidente ha sido muy enfá­tico al considerar que el principal problema que tiene el país es la co­rrupción. ¿Qué acciones va a em­prender usted para erradicar esta práctica? En caso de que alguno de sus colaboradores incurra en actos de corrupción, ¿qué hará usted al respecto?

—Ir con todo. Yo lo he comentado desde ahorita. He comentado que para mí lo más importante es que la ciudadanía se comporte también a la altura de lo que quiere el pueblo, que seamos gente honorable, responsa­ble, que hagamos bien las cosas. Si hacemos bien todo, con responsabili­dad y le cumplimos a los tlaxcaltecas, sin duda iremos haciendo una nueva historia para Tlaxcala.

“Hoy es la responsabilidad de to­dos. Tendré mano dura con aque­llos funcionarios, sean quienes sean. Tengo que estar muy al pendiente de esa persona. Yo siempre digo que la oportunidad de hacer bien las cosas ahí está, de hacer sentir orgullosa a tu familia por estar haciendo las cosas bien, pero si no lo haces bien, con la pena del mundo tendré que actuar con mucha firmeza. Así lo hice de pre­sidenta municipal”.

—¿Cómo le gustaría que la gente re­cuerde su gobierno?

—Yo quiero que me recuerden como la mujer que vino a cambiar el pa­radigma de un estado, el antes y el después. Así como el presidente, que está dejando un camino distinto.

“Así me encantaría que pudie­ra decir ‘Fui encaminada a trabajar para que le vaya bien a mi estado, para acabar con muchos actos de corrupción.

“Toda esa gente estaba acos­tumbrada a cobrarte 50 pesos por un acta de nacimiento o para agili­zarte el trámite. Eso es indigno para quien lo pide y es indigno para quien lo da. Eso no puede volver a suceder. Vamos a cambiar todo eso.

“Vamos a tener una plataforma digital para que todo eso que antes se hacía a través de cosas incorrec­tas, cambie también, que hoy toda la gente pueda hacerlo desde su celular o hacerlo de otra manera y que toda la corrupción que se manejaba en muchos lugares, se erradique.

“Todos tenemos el deseo de que nos vaya bien y vivamos bien. No todo es material, no todo es ‘A quién me paso a traer o a quién afecto’. Hay que empezar a cambiar las cosas en el estado y ojalá que muchos de los servidores públicos, muchas de las personas electas por el pueblo, no le fallen.

—Para cerrar esta entrevista, ¿po­dría enviar un mensaje a los lectores de la Revista Momento?

—Pedirles a todos que nadie deje de hacer lo correcto, que hagamos siempre las cosas de la mejor ma­nera. Que le cumplamos a nuestros hijos, a nuestros familiares, a nuestro país haciendo las cosas de mane­ra correcta, que todos ayudemos a cambiar la historia de Tlaxcala.

“Les pido que me ayuden a lo­grarlo, porque si lo logramos todos, habremos de cambiar la historia de Tlaxcala para que en un futuro le vaya mejor a nuestro estado. Que no haya abusos, para que las cosas se hagan correctamente, para que también me ayuden a que las cosas marchen correctamente.

“Gracias a todos por todo ese apoyo tan importante en mi vida y que sé que dentro de mí no hay más que agradecimiento, no hay más que todos los días pensando en que le vaya bien a mi estado y que jun­tos hagamos una nueva historia por Tlaxcala. Muchas gracias”.

Yassir Zárate Méndez
Fotografía: Federico Ríos Macías
Melisa Ortega Pérez

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on linkedin