Liliana Orozco Sánchez – Estar presente y consciente en el momento.

Nombre: Liliana Orozco Sánchez

Profesión: Licenciatura en Psicología, con una especialidad en Psicología social

Cargo: Gerente de Recursos Humanos en Cadena Comercial OXXO, Tlaxcala

Estado civil: Soltera

Edad: 38 años.

Hijos: dos.

Liliana Orozco ha conquistado un cargo de liderazgo en la reconocida familia OXXO. Desde esa trinchera está consciente de su rol como an­tecesora de otras mujeres y la trascendencia que esto acompaña. Su mayor reto ha sido ser madre y padre de Paulina y Carolina.

—¿Cómo se siente en el lugar donde está ahora, en el cargo que ocupa?

—Me siento feliz; es un cargo que me permite tener mucha cercanía con la gente y a partir de ahí, ayudar en el tema de bienestar general y esto es algo que disfruto mucho.

—¿Existe algo que extrañe de su niñez?

—De mi niñez lo que extraño mucho son los tiempos con mi hermana, jugar con ella. Ese tiempo que no corre, que tienes para disfrutar.

—¿Ha sido difícil ser mujer?

—Sí, en esta sociedad en la que vivimos, tenemos que ganarnos un espacio, tene­mos que irnos abriendo camino y llevamos algunas condiciones que nos desfavorecen por el contexto social; sin embargo, lo he disfrutado mucho. Hoy, tener esta oportu­nidad de trascender a través del puesto que desempeño, me obliga de cierta manera a ser ejemplo para otras mujeres que vienen atrás empujando fuerte.

—¿Cómo la ha acompañado la violencia en su vida?

—He tenido algunas colaboradoras en la misma organización que he acompañado para darles herramientas y ellas puedan advertir que cuentan con una red de apoyo.

Sobre todo, la violencia a la mujer es la que me ha tocado ver muy tangible.

—¿Como mujer cuál ha sido el mayor reto en su vida?

—Como mujer, el ser mamá y papá al mismo tiempo. Tener esa consciencia de sacar adelante a dos hijas, el dotarlas de herramientas para que aprendan a ser felices.

—¿Quiénes son sus aliadas o aliados en este proceso de ejercer el puesto que ocupa y ser mamá y papá?

—El pilar son mis padres. Después, la estructura organizacional que la empresa me otorga. También algunas mujeres que me han ayu­dado a desarrollarme como mujer y me han regalado consejos o me han abierto caminos para tener una consciencia espiritual. Ade­más, algunas otras compañeras emprendedoras.

—¿Cree que las cosas han cambiado para las mujeres?

—Sí, porque hoy estamos empujan­do con las nuevas legislaciones, al menos desde el contexto laboral, a que haya equidad e inclusión para que se equilibren los porcentajes entre hombres y mujeres en las organizaciones.

En OXXO estamos empujando muy fuerte para que la mujer tenga un trabajo dignamente pagado, en el que pueda desarrollarse y a través de la independencia eco­nómica tener toma de decisión.

—Desde el puesto que ocupa, ¿qué hacer para que las mujeres puedan tener mayor igualdad?

—De entrada, brindarles la oportu­nidad de darse cuenta de que ellas tienen la capacidad de incorporarse al sistema de trabajo. Es esencial capacitarlas, para desenvolverse en otros niveles y otros puestos.

Ahorita traemos proyectos de tiendas que puedan ser operadas por solo mujeres, mujeres que están siendo insertadas al ámbito laboral.

—¿Se arrepiente de alguna decisión?

—En realidad no. Llegan momentos para tomar decisiones y aunque la decisión no sea la que te lleve al resultado que esperabas, siempre te va a dejar un aprendizaje.

—¿Cuál considera que es la mayor virtud de nosotras las mujeres?

—Que tenemos la capacidad de unificar, homologar, tomar tanto lo bueno como lo malo y crear. Somos como un todo y a través de nosotras se alcanzan muchos objetivos. Somos esa parte creativa, la paciencia, la tolerancia.

—¿Algún defecto?

—Creo que el más grande defecto de las mujeres es dejarse en último momento, en ese camino de estar primero para todos y para todo, por la cultura social que tenemos.

—¿Cuál es su palabra favorita?

—Sin duda confianza.

—¿Algo que desee agregar?

—Debemos seguir impulsando que se abran medios para que las mujeres puedan transmitir, compartir y puedan convertirse en redes de ejemplo y apoyo para otras mujeres.

Comparte este artículo