Fernando Sánchez Flores – Coordinador de Fundación Alianza por la Salud en México, sección Xalóztoc. Cirujano dentista y protesista dental.

En Tlaxcala se encuentra la Fundación Alianza por la Salud en México, sección Xalóztoc, a cuyos integrantes los mueve el amor hacia su profesión y hacia sus semejantes. Dentro de su labor, brindan educación continua en un centro de capacitación, aspecto que su coordinador evoca con nostalgia, en un inicio con aires de inquietud y que ha ido creciendo como bola de nieve.

—¿Cómo empieza su labor en la actividad empresarial?

—Hice la carrera de prótesis dental y posteriormente la carrera de odonto­logía. Ahí comienzo las capacitaciones. Empecé a hacerlo prácticamente para los amigos, como que inicié a jugar con esto de decir “Vamos a juntar un grupo de amigos y vamos a capacitar­nos”. Obviamente no teníamos valor curricular, simplemente era un papel y obviamente era de amigo. Poste­riormente esto comenzó a crecer y es cuando advertimos que estábamos adentrados en las capacitaciones. Así empezó.

—¿Qué es la Fundación Alianza por la Salud?

—Es una fundación que se dedica a apoyar a la gente de escasos re­cursos y personas vulnerables, sin ningún interés político, si no más a la salud, a la gente más necesitada y obviamente siempre en ese interés por ayudar.

—¿Quiénes integran esta fundación?

—Somos 14 odontólogos, la mayoría de San Cosme Xalóztoc, y el resto de Tlaxcala y Zacatelco. La Funda­ción está abierta a gente del ramo odontológico que deseé aportar su granito de arena. Esto no tiene un sueldo, nadie nos paga, simplemen­te lo hacemos por amor a nuestra profesión y el amor de ayudar. Todo odontólogo de San Cosme Xalóz­toc o de otras comunidades puede pertenecer a la Fundación.

—¿Cuáles son las principales acciones a considerar de dicha fundación?

—Estos dos años que pasamos desde la pandemia, vimos que los adultos mayores era la gente más vulnera­ble; está abandonada y mueren, sin sonrisa, sin función de poder comer, de poder disfrutar de sus alimentos. Esto lo advertí desde la parte que yo hago de prótesis.

Esto empezó como un proyecto piloto atendiendo solo al adulto mayor, pero en base a que nos están conociendo, se están acercando. Hoy en día, estamos atendiendo a toda la población que requiera el servicio y realmente lo necesite. Somos catorce odontólogos, nos damos muy bien abasto en atender a todos.

—¿Algo que nos puedas compartir de la fundación, aquí en el estado?

—La Fundación acaba de realizar un convenio con la Fundación Smile Train, que es una fundación a nivel mundial. Sus oficinas están en Nueva York y se dedican a las cirugías de labio y paladar hendido.

Nuestra fundación está apoyando a pacientes que nacen con una altera­ción, prácticamente pagándole el 90 o 100% de su tratamiento, dependiendo el estado socio-económico de los pacientes o del tutor, si es el caso de un niño, dependiendo de los papás.

En San Cosme Xalóztoc se está haciendo esta labor. Tenemos una paciente con caso de labio y paladar hendido de 12 años de edad que va a ser operada por parte de nuestra fundación y de Smile Train, y eso para mí es de súper orgullo. Una labor con todo el amor, que puede regresarle la función y la estética a ese tipo de pacientes, que a veces se quedan así.

Es lo que está haciendo la Funda­ción Alianza por la Salud en México, sección Xalóztoc y sección Tlaxcala, en coordinación con Smile Train.

—¿Cómo motivar a otros dentistas a emprender esta carrera?

—Primero con el ejemplo, primero ser honesto, como odontólogo, como persona. Pero, sobre todo, poner un granito de arena como lo hacemos con la fundación, como lo hacemos con las capacitaciones. La educación continua es el éxito de todo odontólogo. Si no te capacitas, quedas en el abandono y no podrás tener éxito.

El éxito que yo llamo en la parte odontológica “Tener una agenda de pacientes” y todo eso. Obviamente ha sido difícil por estos dos años de pandemia, han sido clases on line y obviamente esto es de práctica. Estamos haciendo educación con­tinua en el centro de capacitación y estamos avalados por el Colegio de Estomatología del estado de Tlaxcala. Un curso con nosotros tiene valor curricular y se puede usar para una certificación. Gracias a eso podemos ofrecer a todos los odontólogos, ya sea especialistas, odontólogos de práctica general y alumnos a unirse a tomar capacitaciones.

—¿Han cambiado algún servicio a partir de la pandemia?

—Atendimos pacientes durante la pandemia. A pesar del miedo siempre dimos atención, obviamente con todas las medidas, toda la fase de protección. Como odontólo­gos no nos costó tanto porque, a diferencia de un médico, siempre usamos cubrebocas, guantes, careta o lentes de protección, gorro. Esta­mos acostumbrados desde nuestra formación; ahora con la pandemia nada más reforzamos las medidas de protección.

Creo que lo que hay que llevar a cabo es dar atención con calidad y calidez a toda la gente. Hay que entrarle a esto de la odontología sin miedo, simplemente con precaución.

—¿Cuál sería el plan inmediato de la Fundación a mediano plazo?

—Estamos trabajando para que a corto plazo se pueda formar donde antes era el centro de salud viejito, que hoy llamamos módulo dental, para que en un par de años se consolide como el módulo dental de Xalóztoc, con especialidades. Eso sería a corto plazo. Eso nos lo va a dar el trabajo, la seriedad y, sobre todo, que hagamos las cosas con responsabilidad y con toda la parte de humildad y siendo honestos. Eso es lo que nos va a llevar al éxito, hacer las cosas de excelente manera.

Lucero Ivonne Peña Jiménez
Vanessa Quechol Mendoza

Comparte este artículo