Raquel Galaviz Luna

Raquel Galaviz Luna – Asesora jurídica en el DIF municipal de Apizaco

Edad: 24 años.

Formación profesional: Licenciada en Derecho por la Universidad Metropolitana de Tlaxcala. Abogada con especialidad en Derecho Penal.

Cargo: Secretaria juvenil del municipio de Apizaco en el Partido Acción Nacional. Secretaria particular de la presidenta y de la directora en el DIF municipal de Apizaco. Asesora jurídica en el DIF municipal de Apizaco, con atención a mujeres víctimas de violencia.

Mujer, joven y abogada. Actualmente su encomienda en el DIF Municipal de Apizaco es brindar atención a mujeres víctimas de violencia, lo que ha implicado transformar su misión en el ejercicio profesional.

—La presidenta me propuso ser su asistente. Acepté porque terminé mis estudios en agosto y en septiembre empecé a trabajar inmediatamente. Desde que inicié la carrera de leyes empecé a litigar; iba a instituciones a aprender sin paga. Para mí el conocimiento es lo más importante. Empecé a involucrarme y gracias a eso no se me hizo difícil.

Considero que tengo habilidades para socializar y hacer lo que me indiquen. El presidente municipal es una persona muy joven e igual me dio la oportunidad de entrar al decirme: “Hay muchos asuntos. En el DIF vas a aprender muchísimo. Entra, eres abogada”. Así es como me empiezo a incorporar con ellos. 

—Llevo las agendas de la presidenta y de la directora del DIF Municipal. Por las tardes, cuando estoy un poco más desocupada o en las noches cuando me buscan, doy asesorías jurídicas; trato de apoyar a la gente.

Cuando se creó la estrategia naranja que incorporó el municipio, formé la parte jurídica de la creación del protocolo de actuación policial. Ahí fue crear una carta deslinde desde cero, el reunirnos con el director de Seguridad Pública, con el alcalde, la licenciada de la unidad de género. El empezar a tener este contacto con estas personas y empezar a trabajar. Ha sido capacitarme mucho porque para atender a usuarias que han sido víctimas de violencia de género es una situación delicada. Hay que ser empática y sorora. Algo que me apasiona es que paulatinamente la gente me empieza a mandar a las chicas diciendo: “Oye, necesito que apoyes”. Sin costo alguno las acompaño; sea la hora que sea, ahí estoy con ellas.

—Es una de las virtudes más bonitas. Cuando represento como abogada a veces no digo mi edad. Las personas me ven moverme de aquí para allá, pero cuando me preguntan mi edad y les digo 24 años, su actitud demuestra que piensan que por ser joven no tengo experiencia. Me especialicé en el nuevo sistema penal acusatorio. Hay muchos abogados que no les gustó la parte oral, que se quedaron en el anterior sistema y nosotros los jóvenes tenemos esa oportunidad de ahora salir a relucir. Sí puedo decir que es difícil cuando saben tu edad, pero a muchas personas las dejas impresionadas porque dicen: “No inventes. Cuántos años tienes. Y eres una abogada que no me ha pedido ni un peso, que no me estafa, que me acompaña”.

Como abogada penalista antes mi visión era sacar a las personas inocentes y ahora mi vida giró completamente, porque defiendo a las mujeres. Me especialicé en materia penal porque fui una de las primeras seleccionadas en el 2019 en participar en el concurso nacional de audiencias preliminares, que hace la escuela de California “Western School”. Tlaxcala, a través de la Universidad Metropolitana, entró en este primer concurso también por primera vez con dos chicas y conmigo. Nos fue muy bien, aprendimos mucho.

Yo decía: “Voy a tener un despacho, voy a defender a las personas, voy a sacar a los que sean inocentes”. Cuando llego al DIF soy la persona encargada de ayudar a la gente, con la misión de cambiarme el chip de: “Ahora no es ayudar al delincuente”, ahora es ayudar a la gente y no me arrepiento. Gracias a eso he conocido mucha gente, he aprendido mucho y el ver a una persona que le salvaste la vida o la ayudaste, no tiene precio.

—A veces llegar con la contraparte y por ser mujer es la primera barrera que te ponen. Para mí el principal reto es ser joven, llegar y que digan: “¿Usted es la abogada?”. Afortunadamente no se me ve mucho la edad. Sé de lo que hablo y lo expreso con mucho profesionalismo; no muchos se dan cuenta hasta que saben mi edad. Tiene mucho que ver la presencia, el cómo llegues. Es más reto decir: “Sí puedo, no por ser mujer no voy a poder”. Al iniciar mi carrera entramos 22 compañeros; de ahí éramos diez, nos graduamos tres y yo fui la única mujer.

—La principal herramienta es creer en uno mismo y saber que vas a llegar muy lejos. También el buscar, el incorporarte, socializar, ayudar. Hay que ser realistas y, sobre todo, explotar tus talentos, no tener miedo. En algún momento yo decía: “¿Qué voy a hacer? ¿En qué voy a trabajar?”, pero son barreras que se te van poniendo y te las crees, pero si dices: “Yo puedo y voy a llegar muy lejos para ayudar y servir a la ciudadanía”, las cosas se van dando solitas.

Es decirles a las personas que se puede y no hay límites. Claro que pasé por muchas cosas, no lo niego, no me alcanzaría el tiempo para contar todo lo que pasé durante la carrera y lo que pasé cuando empecé a litigar.

—Soy una persona de carácter fuerte, pero mi corazón es muy noble. Mi principal talento es ayudar. Si tomo un asunto, hasta que no le doy fin no estoy tranquila y veo la satisfacción de la gente y la misma gente te recomienda. Soy mucho de andar en Apizaco por todos lados y me saludan y digo “¿Quién es?”. Me gusta que me reconozcan. Los niños van y me abrazan y mi marido me dice “Oye, Raque, ¿quién es?”. Yo le respondo: “Un niño que ayudé”. Y él me contesta: “Esa es la parte que me enamoró de ti”, porque ve que me encantan los niños.

—Me veo con un despacho jurídico propio. Me veo como una servidora pública. Actualmente soy secretaria juvenil de Apizaco por el Partido Acción Nacional y me gustaría crecer ahí también.

—En las instalaciones del DIF que se encuentran en la calle 5 de Febrero, número 1009, Centro. Ahí estoy de nueve de la mañana a cinco de la tarde. En mi página aparezco como Raquel Galaviz.

Comparte este artículo