Eréndira Cova Brindis – Alegre y trabajadora

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Nombre: Eréndira Cova Brindis
Estudios: Ciencias Políticas y Administración Pública en la UAT
Estado Civil: Soltera
Edad: 52 años
Hijos: Una hija de 16 años

Con treinta años de experiencia en la política, Eréndira Cova Brindis también se considera una mujer de negocios y emprendedora. Hace 15 años abrió una tienda de mercería y productos de limpieza, y aproximada­mente dos años un café. Le encantan sus negocios y el contacto con la gen­te. Disfruta comprar en el tianguis y es cliente asidua de los que se instalan en Xaltocan y Apizaco. Además disfruta de su familia y de su mascota.

Cuando era niña ¿qué soñaba ser de grande?

Me gustaba mucho la recreación. Mi familia me enviaba a campamentos infantiles y juveniles, y me gustó mucho esa etapa de la convivencia en grupos, en equipos con jóvenes. Incluso, en al­gún momento pensé en estudiar Ad­ministración del tiempo libre y recrea­ción, justamente porque me gustaba mucho este ambiente al aire libre, el trabajo en equipo, socializar; eso es lo que llegué a pensar hacer de grande.

¿Es difícil ser mujer?

Sí. En algún tiempo pensé que quizá debí de haber nacido niño, porque pensaba que la vida para los niños era más fácil y quizá con más libertades. Eso es lo que yo distinguía cuando era niña. Sentía que para las niñas era más complicado, pero con el tiempo tam­bién fui viendo las ventajas de ser mu­jer. Además, tener el valor de enfrentar las adversidades y eso creo que tam­bién te da un mérito más por ser mujer.

¿A lo largo de su carrera ha renuncia­do a algo, de acuerdo con los estánda­res de la sociedad, como ser mamá, tener una pareja, a su familia?

Básicamente, cuando he tenido que participar en actividades políticas es cuando he sentido que se dificulta; de repente piensa uno: “Híjole, estos son machistas y va a ser difícil avanzar”. Tiene uno que ingeniárselas y a lo me­jor se lleva uno más tiempo, pero tanto como renunciar, siempre he tratado de dar la pelea.

Usted ahora se mueve en los nego­cios, ¿cómo se organiza?, ¿de quién se apoya?

Soy como cualquier mamá, como cual­quier mujer y me tengo que organizar. Solamente tengo una hija, me organizo para llevarla a la escuela (antes de la pandemia) regresar, ver qué haré de comer y que estén listas las cosas para cuando mi hija salga de la escuela. En los tiempos que no he estado en la ad­ministración pública o tenido un cargo público, pues llego a mi negocio, pro­curo que se abra en un horario como si estuviera en una oficina, cerramos a las 7 de la noche y regreso a la casa a lavar los trastes, a planchar. Al día si­guiente ver la ropa que hay que lavar, ir al tianguis, reunirme con personas. Me doy mis tiempos.

¿Hemos avanzado en equidad?

Sí. Ha costado mucho trabajo y tiempo, pero al final de cuentas se van dando caminos hacia el fu­turo en avance para las mujeres. El tema de la paridad de género abre las puertas para muchas mujeres a participar, faltan toda­vía puntos que hay que mejorar y construir caminos, sobre todo los que llevan hacia la paz y que re­quieren las mujeres.

¿Ha vivido algún tipo de violen­cia?

Sí la he vivido. Siento que en algún tiempo viví violencia, inclusive fí­sica o a lo mejor psicológica de parte de mi pareja. Y la violen­cia política es muy velada, pero sí se siente, porque te vas dan­do cuenta que quieres aspirar en algún momento a algún cargo y las decisiones van siendo para los hombres. Entonces dices “Híjole, por que nos cierran el espacio”. Llevo 30 años teniendo participa­ción política, pero no siempre ha sido fácil, y tampoco lo ha sido en la vida personal, pues también llegué a vivir violencia, muy poco, pero sí la llegué a vivir.

¿Desde su entorno qué hacer para que las mujeres vivan en condiciones de verdadera equi­dad?

Mucho depende del seno familiar. Creo que ahí se construye el pen­samiento de los hijos, en su com­portamiento, en su actuar vamos delineando el futuro de nuestras sociedades. Creo que mamás y papás, pero las mujeres en es­pecial, tenemos una tarea bien importante con los hijos. Hablar sobre la igualdad entre hombres y mujeres, que somos diferentes pero iguales y que el mismo trato que se da al hijo va para la hija, las enseñanzas de que lo mismo la niña que el niño puede lavar los trastes o tender la cama. Debe ha­ber respeto en ambos y no debe haber gritos, mucho menos gol­pes; todo eso va encaminando a tener sociedades más igualitarias y que los hombres del futuro no sean tan violentos, no discriminen, que haya un piso más parejo.

¿Qué aprendió de la emergencia sanitaria ocasionada por la CO­VID-19?

De manera personal creo que es muy importante dedicarles tiem­po a los seres que queremos y a uno mismo, porque es importan­te cuidar la alimentación y hacer ejercicio. Traíamos una vida muy agitada, se había perdido el va­lor de las cosas, la esencia de la vida, que es cuidar las plantas, los animales.

En lo personal estoy disfrutan­do de las plantas, tengo conejos, perros, una tortuga y disfruto mu­cho el dedicarles tiempo, disfruto mucho dedicarle tiempo a mi hija, hacer ejercicio y el tema de la ali­mentación. Valorar a las personas mayores porque de repente me entero de que algún adulto mayor falleció y pienso en cuánta histo­ria se está llevando y que no nos dimos el tiempo de platicar y es­cucharlos. Es bonita la solidaridad humana, si alguien tiene algún problema tratar de tener empa­tía y ayudar, aun sin conocer. Creo que la pandemia nos ha estado ayudando a reconocer que hay más allá de los temas materiales. Lo importante es el ser humano, la vida misma.

¿Tres virtudes de las mujeres?
Perseverantes, honestas, soñadoras y trabajadoras.
¿Un defecto?
Somos tan emocionales que a veces no razonamos nuestros actos o palabras.
¿Cuál es su pasatiempo favorito?
Me gusta el básquetbol; lo practico poco, pero me gusta mucho desde joven.
¿Cuál es su palabra favorita?
El servicio, la familia, el amor, ser propositivo y optimista.

Marisol Fernández Muñoz
Lucero Ivonne Peña Jiménez
Fotografía: Federico Ríos Macías
Melisa Ortega Pérez

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on linkedin