Gardenia Hernández Rodríguez

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Nombre: Gardenia Hernández Rodríguez

Cargo: Presidenta municipal de Tlaxco.

Estudios: Química industrial egresada de la UAT. Maestría en Ciencias de la Calidad.

Estado civil: Casada.

Edad: 37 años.

Hijos: uno de nueve años y otro de un año y medio.

¿Es difícil ser mujer?

Es un orgullo. Yo me siento muy contenta. Nunca en la vida he pensado en si no hubiese sido mujer, qué hubiera sido de mí. Ha sido compleja la forma en que nosotros hemos crecido. Yo vengo de una familia sencilla, una familia humilde, que en la zona de Tlaxco se dedica a la agricultura; mi abuelo, mi abuela eran quienes sembraban las tierras, mi mamá, la mayor de una familia, y yo la mayor de tres hermanas.

Mi mamá se casa, se separa de mi papá y entonces empezamos a vivir en un ambiente complicado, pero siempre muy motivado. Si a alguien le debo lo que soy, en cuanto a los valores, y a los sentimientos, pues es a mi mamá, a quien le estoy muy agradecida, quien siempre nos motivó para hacer algo, pero en el tema de ser mujer, orgullosa y feliz de serlo, y de haber vivido una vida plena y una vida feliz.


¿Cómo se organiza?

Soy todóloga, de verdad, en una experiencia, muy particular, te voy comentar. Me llamaron para una reunión, ya en la noche. Me dicen “¿Qué estás haciendo?” Les respondí: “Estoy lavando los trastes”, y me dicen: “¿Cómo que estás lavando los trastes?”. Nos levantamos todos los días, como toda mamá, a alistar a mis pequeños: uno a la primaria y el otro a la guardería, realizar todas las actividades de lavar, planchar, preparar desayuno y atender.

Soy 24 horas presidenta municipal, estoy todo el tiempo en disposición. Soy yo quien siempre responde las llamadas. Me gusta más que la gente sienta que soy yo la que está ahí, la que está atendiendo. Difícil, sí, porque cuando termina el tema del trabajo, llegas a la casa, que es casa de todos ustedes, y entonces retomas tu papel de mamá. Tantito atiendes acá, y tantito tienes que firmar, y cuando ya son las 11:00 pm o 12:00 am, que es el momento de tal vez un descanso para ellos, entonces retomamos el tema de la presidencia.

Si a alguien le tengo que agradecer el que también estemos aquí, es a mi esposo, un hombre que conocí cuando estábamos en la universidad.

Él, al igual que yo, se encarga también de la casa. Todos los días [ayuda] a planchar la ropa del pequeño, y todos los días sale conmigo para vivir a diario el tema del trabajo, que como participa, sabe de las reuniones y de todo, pues también me apoya. Mi esposo es una parte muy importante, yo tengo de conocerlo 17 años, toda una vida, pudiéramos decirlo; siete años duramos de novios y en octubre pasado cumplimos diez años de casados, una vida muy tranquila.

¿Considera que hemos avanzado en equidad?

Hace muchos años no teníamos las mismas oportunidades. Si bien la mujer dentro de la casa incide mucho, en los puestos políticos de relevancia, o en trabajos que no precisamente tengan que ver con esta acción, si no que el desempeño que ahora tiene una mujer, lo llevaba un hombre, yo creo que sí. Yo la equidad de género no la veo como que la mujer esté por arriba, sino trabajando de manera igualitaria, si bien lo que a mí me llevó a estar dentro de la administración fue eso, la inclusión de la mujer dentro de las planillas, dentro del trabajo, de que a todos nos dieran las mismas oportunidades, pero el tema de la equidad siento que sí hay gran avance y con ello el motivar a las mujeres, para que puedan ocupar diferentes espacios, en donde antes eran exclusivos para caballeros.

¿Desde su puesto qué hace para que las mujeres tengan mayor equidad?

La administración pública creo que no tiene que verse como un tema de mandar, del “Yo administro”, y de la decisión que yo tome es la que se tiene que ejecutar, estamos desde un punto, y yo como mujer lo veo más al tema sensible, al tema de saber la necesidad, y el tema de impulsar y de motivar a las mujeres y decirles, mira, sí se puede, échale ganas.

Por eso a través del municipio hemos tratado de incluirlas, tenemos mujeres que están trabajando con nosotros de la misma manera que tenemos caballeros. Obviamente hay actividades de fuerza que no pueden realizar, pero que tenemos esa inclusión; a través del DIF realizamos campañas.

Por ejemplo, tengo oficiales policías que son mujeres, estamos implementando con ellos, y ahorita les estamos pagando la universidad a policías hombres y mujeres para que tengan una carrera.

Hemos buscado programas de inclusión de las mujeres, más porque soy mujer y a mí me gustaría que más tuvieran esas oportunidades, pero es de mucha lucha.

¿Qué opina sobre el tema de los feminicidios?

Es una situación muy complicada, porque en ese afán de salir adelante, y de trabajar, de estudiar, de mostrarse, pues se tienen muchos riesgos, afuera, en la calle, riesgos hasta en la propia familia, en el mismo lugar de trabajo o de estudio, y eso es algo que debemos de concientizarnos, de que hay que trabajar, para que no exista, porque es un tema muy complicado. Las reformas de ley, los trabajos que hacen a nivel gobierno, lo que nosotros mismos hacemos con la familia, desde la educación de los hijos, depende mucho el tema familiar.

Tres virtudes de las mujeres.

Comprometidas.
La lucha diaria. Aguerridas.
Trabajadoras.
Amorosas.

Defecto.

Pudiera ser ese mismo sentimiento, pero no lo veo tanto como defecto, al contrario, también es necesario.

¿Cuáles son sus pasatiempos?

Me encanta ver películas de comedia. Me encanta ir al cine; soy fan desde hace muchos años. Siento que alimento el alma con eso. Es algo que comparto con mi esposo.

Me gusta mucho el deporte. El basquetbol me gusta verlo y lo practicaba antes. Estar con mi familia. Adoro el tema de reunirme, no solamente con mi esposo o mis niños, con toda la familia, todos somos de con- vivencia sana. No tomamos, no fumamos, pero cómo nos divertimos platicando, contando chistes. Si algo me gusta es reunirlos.

¿Qué o quién la pone feliz?

La recompensa viene al final y el que crean en ti. Me han pasado dos circunstancias que me llegan. La primera es que tuve un día complicadísimo, pero horrible. Estar aquí, problemas acá, actividades, subimos, bajamos, sin comer, sin nada, eso es muy constante, pero te llena así de tanto, que hubo una ocasión que ya era la 1:00am y se me acerca una persona del parque. Me dice: “¿Me puede atender? Nada más vengo a verla por una cosa; vengo a agradecerle que gracias a toda la difusión y al trabajo que han realizado con lo de pueblo mágico, puedo llevarle a mi familia un recurso más, tengo un mejor ingreso”. Después de un día tan complicado, que alguien al final, llegue y te diga “Gracias”, que no te pidió nada más, que llegó a saludarte, ha sido la mayor recompensa. La otra es mi familia.

¿Qué le pone triste?

Que haya circunstancias que no pueda cambiar. Me pone triste ver la pobreza con la que mucha gente vive y me duele el abuso infantil.

Responda con la primera palabra que se le venga a la mente:

Política: Éxito

Cocina: Me encanta

Belleza: La mujer

Machismo: Consenso

Violencia: Injusticia

Celular: Te atrapa

Familia: Lo máximo.

Marisol Fernández Muñoz
Yassir Zárate Méndez
Fotografía: Federico Ríos Macías

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on linkedin