Horacio Antonio Ramos de la Vega – La poesía transforma

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Mi nombre completo es Horacio An­tonio Ramos de la Vega, tengo 29 años, soy licenciado en psicología en la UNIDES, hoy IEDEP Puebla.

–Eres poeta. ¿Cuándo te iniciaste en esta disciplina artística?

–Ya casi cumplo siete años. Todo comenzó el 4 de octubre de 2014, cuando comen­cé a escribir una novela y de pronto me doy cuenta que no puedo proceder con la continuación de ella. Descubro que las dos primeras páginas parecen más un poema en prosa; entonces surge el primer poema y pues de ahí digamos que nace por acci­dente. La poesía nace por accidente porque yo quería comenzar a escribir novela y de un momento a otro decidí hacer poesía. Mi primer poemario se llama Invisible fantasía y tiene poemas en prosa, poemas románti­cos, poemas para dedicar, al igual que los dos poemarios que vienen después.

–Además de escribir poesía, ¿qué otra actividad realizas?

–A parte de escribir poesía tengo otros pa­satiempos (sic). A veces me gusta mucho dibujar, a veces me gusta mucho prac­ticar las declamaciones de los poemas, porque quiero llevar la poesía más allá; no nada más es escribir el poema y plas­marlo en algún libro, también es de que tú te enfrentes a un público y le expreses esos sentimientos en el poema, estar fren­te a un auditorio, estar frente a la gente que tú quieres. Incluso en algún momento dado he soñado con cambiar la vida de alguien o la manera de pensar por medio de lo que yo hago. Me dedico también de vez en cuando al pasatiempo de escuchar música, a analizarla; también me gusta mucho analizar la música y demás.

–Desde tu experiencia como joven ha­ciendo o evocando la poesía, para ti qué es ser joven.

–Para mí la juventud es un término que no debería existir. La vida simplemente va lineal y solamente para mí existe la evolu­ción emocional, porque vas cambiando en tu forma de pensar, pero no vas cambian­do en tu forma de hacer las cosas; para mí juventud podría significar tal vez el inicio de una etapa, pero esa etapa se acaba.

–¿Consideras que se puede vivir de la poesía?

–Mmmmm… pues en sí para mí la poesía es una forma de vida. Al principio he escu­chado a alguna que otra persona que nos menciona “¿Eso qué? ¿De qué vas a vivir?”. Creo que sí se vive de ello, porque es algo que te alimenta de manera espiritual, ali­menta tus emociones. Tal vez puedes llegar a cambiar a la gente con algún poema. Por ejemplo, yo tengo muchos poemas dedi­cados a temas variados. Mi poesía es muy extensa y siento que se debe manifestar esto como si fuera, no sé, una forma de vida nada más, porque cuando me preguntas si se vive, claro que sí se vive de la poe­sía, te alimentas y, al mismo tiempo, yo lo considero como un proceso terapéutico, el estar desechando emociones, el estar desechando distintas cosas, la ira, la feli­cidad, la tristeza. Claro que vives, vives de eso porque te alimenta, te conforta.

–Justo en este momento en el que esta­mos viviendo donde todos hemos pasado por emociones muy fuertes, ¿cómo crees que entra la poesía?

–Pues la poesía, al igual que todas las ar­tes, creo que son bastante importantes (sic) en nuestra vida. La pandemia fue un tema que nos vino a cambiar a todos el año pasado y siento que nos dio un golpe emocional; no solamente fue económico, también fue emocional y siento que mu­chas personas no son sensibles, deberían sensibilizarse y deberían darse cuenta de que la poesía también es una forma de vida y también puede cambiar alguna ex­pectativa, alguna manera de pensar, pue­de cambiarte algún ángulo de tu forma de percibir las cosas. Yo creo que todas las artes son indispensables para esto. Creo que al gobierno a veces se le olvida apoyar el arte, que es el sector menos apoyado en lo que fue la pandemia y siento que esto es lo que más se debería apoyar, porque nosotros podemos reconfortar a la gente. Tú pudiste haber perdido a algún familiar por alguna tragedia, no nada más la pan­demia, pero la música, la danza, el teatro, la misma poesía te pueden alimentar el alma y pueden cambiarte, pueden en al­gún momento confortarte, sin la necesidad de tener un psicólogo.

–¿Qué proyectos tienes relacionados con la poesía?

–Ahorita estoy tratando de dar a conocer ante el público un proyecto muy importan­te; se llama Huamantla en la piel. Este va a ser un libro que va a contener tres poema­rios que escribí dedicados a Huamantla; son tres poemarios que contienen versos dedicados a varias cosas de Huamantla, tradiciones, lugares, gastronomía, costum­bres e incluso leyendas; hay un poema al parque, hay un poema al muégano, hay un poema a casi todo lo que abarca nuestro pueblo mágico y creo que es una manera de manifestar mi amor por el pueblo má­gico, por mi tierra; pero también es una manera de que la gente conozca esto, conozca nuestras tradiciones.

Este proyecto será un libro que con­tendrá también fotografías de todos estos lugares, tradiciones, costumbres, para que el público no solamente vea a Huamantla como un lugar para visitar, un lugar turístico, sino también como un lugar para vivir.

Yassir Zárate Méndez
Fotografía: Federico Ríos Macías
Melisa Ortega Pérez

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on linkedin