Inés Xochipa Zempoalteca – Jefa de oficina de promoción cultural de actividades extraescolares del Instituto Tecnológico de Apizaco

Publicada Marzo 2018 Edición 122

“Las mujeres somos divinas, únicas, ple­nas en realizar lo que nosotros queremos”

Nombre: Inés Xochipa Zempoalteca

Cargo: Jefa de oficina de Promoción Cultural de Actividades Extraescolares del ITA

Estudios: Lic. Ciencias de la Educación

Estado civil: Unión Libre

Edad: 57 años

Familia: 2 hijos

 La pasión por el arte y su gusto por la docencia la han hecho volcar su vida por tres décadas en las aulas del Instituto Tecnológico de Apizaco (ITA). Inés Xochipa Zempoalteca, jefa de oficina de promoción cultural y de actividades extraescolares, imparte clases de modelado en barro, escultura y pintura a estudiantes cuyo perfil son las ciencias exactas y que descubren en los talleres la pasión por el arte.

Licenciada en Ciencias de la Educación y madre de dos hijos -una mujer y un hombre-, ha sabido sortear los retos de toda mujer profesionista: la educación y cuidado de su familia y la responsabilidad frente al trabajo. Es una mujer de retos y disciplina, que lo mismo disfruta de una tarde con sus nietos, modelar el barro, los deportes, como el taekwondo, una actividad que pospuso por sus hijos durante años y que, en un momento dado, por fin practicó ese ejercicio -para algunos rudo- con éxito, consiguiendo la cinta que todos desean, la negra, el nivel más alto en la jerarquía de este deporte olímpico. En el 2011 gracias a la afición que tuvo por el taekwondo logró alejar de su vida el cigarro.

Xochipa Zempoalteca está convencida de que las mujeres “somos divinas, únicas, plenas en realizar lo que nosotros queremos”, y piensa que el defecto de las mujeres es que “perdemos por querer mucho, nos entregamos cuando nos enamoramos, nos entregamos plenamente, es un defecto”.

Sembrar la semilla por el gusto en las artes plásticas es una labor que le ha dejado grandes satisfacciones, como haber visto formarse en sus talleres a sus pupilos, que hoy gozan de un prestigio profesional en el muralismo y la pintura.

Momento la entrevista en el taller de arte del ITA. Rodeada de figuras modeladas en barro, esculturas contemporáneas y alebrijes, nos recibe con una sonrisa que dibuja en su mirada su talento y destreza en el mundo del arte.

– ¿Es difícil ser mujer?

–No, a mí me gusta ser mujer, tenemos muchas virtudes y ventajas, podemos desenvolvernos en el ámbito que nos guste, aparte de atender a la familia y poder dar una vida, eso es para mí algo maravilloso, son cosas que me imagino muy divinas, no necesitamos pilas o conexiones para poder dar vida a los hijos.

– ¿Cómo te organizas en el rol de madre y profesionista?

– ¿Hemos avanzando en el tema de equidad?

– No es tan sencillo, pero sí nos podemos realizar en cuestión de entender a los hijos, es importante darles una educación, desde pequeños y realizarlos como adultos: mis hijos ya tienen sus estudios, ahora ya tienen su vida aparte. Resulta difícil atenderlos y realizar el trabajo, los quehaceres y la educación en la escuela, pero eso afortunadamente ya paso, ahora hay que convivir con los nietos.

– Aparentemente, porque aún estamos relegadas en el trabajo y en la casa, pero sí hemos avanzado.

– ¿Cómo empoderar a las mujeres?

– Es difícil, en ocasiones las mujeres están influenciadas y a veces no se les puede dar consejos porque tienen miedo, yo podría decirles que se sientan libres, que no tengan miedo a nada, y que cuando pierden algo es para mejorar; que tengan confianza en sí mismas para desarrollarse en plenitud en cualquier ámbito. No pasa nada cuando se fracasa, hay que levantarse. Que no se dejen pi­sotear, tienen que ser ellas mismas.

– ¿Qué opinión le merece el tema de los feminicidios?

– Está muy mal, porque el gobierno no pone un empeño en resolver todo esto, o están coludidos o tienen mie­do, pero no se hace nada para calmar todo esto, no creo que se tenga una autoridad plena, se está desarrollando bastante fuerte y muy de prisa, todo mundo tiene miedo, tienen pavor de salir de noche, porque que te puedan atacar. Yo opinó que el gobierno no está poniendo atención en este tema.

– ¿Tienes algún hobby?

– Taekwondo, ya lo dejé, estuve tres años practicando, obtuve mi grado de cinta negra. Hace años tenía de­seos de practicar un deporte y no se me dio, hasta cuando mis hijos ya eran grandes. Comencé a practicarlo cuando tenía 46 años: tres años para realizar el grado de cintas, en el 2011 obtuve mi cinta negra.

– ¿Por qué Taekwondo?

– Mis hijos lo practicaban, yo los lle­vaba. En esa época tenía un vicio, el cigarro, fumaba mucho, y dije, una manera de dejarlo era entrenar y practicar y así lo dejé, esa fue la in­tención. Me sentía rara porque eran niños y jovencitos y se me quedaban viendo y como siempre se forman por grados yo era la última porque era principiante y decía “cuando voy a llegar a cinta negra”. El profe­sor me pidió que fuera a los torneos para cambiar de cinta y empezamos a competir, un día me estaban no­queando, me dieron en la cabeza, detuvieron la pelea, me pegaron, el profesor paró la pelea para ver si es­taba bien.

Otra de las cosas que me encan­ta hacer es el barro, es otro hobby, practico bajo la guía del maestro Ber­nardo Juárez, de la Trinidad Tenex­yecac, allá tenemos, en su taller de cazuelas, un espacio donde hacemos co­sas fuera de lo común en modelado en barro, lo practicamos desde el 2015. Todos los sá­bados estamos con el barro.

– ¿Qué te pone feliz?

– Ver trabajar a mis alumnos me pone fe­liz, esto es lo mío, me gusta moldear, pintar, dibujar, hacer ale­brijes, máscaras. La técnica del modelado me lleva a explayar­me, ponerle, quitarle, lo que tu mandes y gustes, sino te gusto lo deshaces y lo vuel­vas a intentar, puedes manipular el barro, es una terapia que puedes adquirir aquí para estar tranquila, a gusto, y hacer lo que se venga en mente creando.

Voy a cumplir 30 años, el próximo mes de marzo del 2018, de estar tra­bajando aquí, en el departamento, con estas actividades que me gustan he sacado a varias generaciones. Los alumnos aprenden y algunos se han dedicado al arte, como Uriel Carre­to Salgado, que se dedica a pintar murales; Ormuz Irving Rivera, que le gustan las artes plásticas. Se de­sarrollan en su carrera y hacen otra actividad. Los jóvenes combinan su profesión con el arte, explotan sus habilidades artísticas y deportivas. Así se fortalecen en las actividades sociales, finaliza.

– ¿Qué piensas de?

Política: Mal.

Cocina: Gastronomía.

Belleza: Mujer.

Machismo: Intolerante.

Violencia: Muerte.

Celular: Perderse.

Familia: Vida.

Arte: Belleza.

Yazmín Zárate Hernández
Fotografía: Federico Ríos Macías

Comparte este artículo