José Eduardo Muñoz Muñoz – La música es un medio de expresión

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

José Eduardo Muñoz Muñoz, 28 años, licenciatura en composición musical en la UNAM, cursé un propedéutico en la UNAM en composición, estudié como guitarrista clásico en el Conservatorio de Puebla, en septiembre empiezo la maes­tría en el conservatorio de [la] Manhattan School of Music, en Nueva York.

–¿Cómo es que eliges esta carrera?

–Crecí con música clásica toda mi vida, fue por mi mamá. Siempre crecimos desde chicos, mi hermano y yo, escuchando a los grandes maestros del pasado, pero ya fue en la adolescencia que decidí moverme a Puebla para estudiar en el conservatorio. Ahí empecé como ejecutante de guitarra clásica y me encantaba la parte de ejecu­ción, pero me hacía falta la parte creativa y no había una carrera de composición en el Conservatorio de Puebla ni aquí en Tlaxcala; entonces me tuve que ir a la UNAM y tam­bién porque ahí estaba una de las mejores compositoras mexicanas que hay ahorita en el mundo, Gabriela Ortiz, mi maestra.

–¿Qué es ser joven para ti?

–Pues realmente no me considero joven, así como un adolescente en sus 18. Consi­dero que estoy como en esa parte, en esta primavera casi llegando al verano de mi vida, que es el momento de comprome­terme realmente con un proyecto de vida, con mi vocación y con realmente poder aportar algo a la sociedad. Ya no estoy explorando qué quiero hacer con mi vida; ahorita ya sé y me quiero especializar en eso para después hacer el posgrado en el extranjero y regresar a México, y como hicieron muchos de mis maestros, llegar a formar comunidades artísticas que pue­dan apoyar a los demás.

–¿Cuánto tiempo dura tu maestría?

–Son dos años y el doctorado de tres a cinco.

–Digamos que te vas a ausentar de 3 a 5 años

–Probablemente, dependiendo; igual y [es] más tiempo. No sé si me salgan comisio­nes por allá, trabajar ahí con algunos otros compositores o algunas orquestas, no sé… dependiendo, no sé a dónde me lleve.

–¿Tú consideras que se puede vivir de esto?

–Claro…claro sí.

–¿Durante tu carrera has tenido al­gunos trabajos?

–Sí, principalmente las comisiones que he tenido por premios. He ganado el Premio Nacional de Composición en 2018; gané Resiliencia Sonora el año pasado. Son co­misiones y son ingresos buenos. También está el dar clases, pero principalmente quiero vivir de comisiones, cosa que en México es un poco más difícil; desafortu­nadamente, por eso es necesario para los artistas tener que ir al extranjero a hacer carrera primero, y pues ganando en dóla­res es más fácil.

–¿En qué consisten las comisiones?

–Las comisiones son encargos de una obra, dependiendo; el ensamble o varios ensam­bles se juntan para comisionarte una obra y ya determinan parámetros como la dota­ción, la longitud, el género, bueno, más que el género, tu estilo, y si te buscan como com­positor contemporáneo es que ya tienen en mente un estilo y una forma de escritura.

–¿Esas composiciones están basa­das en qué?

–Pues realmente es experimentación so­nora ahorita, aspectos meramente musi­cales. No hay inspiración extra musical [al estilo] de “intento representar algo más en mi obra”. Son más primeros encuentros con la orquesta sinfónica, con la orquesta de cámara, con cuartetos de cuerdas, trío de percusiones, fue como un viaje explorativo (sic) que haces en la primera etapa de formación como compositor, y estas son las obras que me permitieron entrar en el posgrado en Nueva York.

–¿Qué crees que aporte la música en esta propuesta que tienes de re­gresar a Tlaxcala en algún momento para apoyar este género?

–Pues yo creo que va más allá. Toda forma de arte lo que hace para mí es poder ex­plorar la realidad desde diferentes puntos de vista; es realmente expandir las posibili­dades significativas de cualquier experien­cia. En una obra artística puedes encap­sular una perspectiva vital, en este caso la mía como compositor y poderla compartir a través de un medio que puedas percibir qué es la música. Yo planteo cómo veo el mundo en cada obra que hago y tú la puedes percibir de esa manera, pero de manera experiencial, no sólo un párrafo o explicarte cómo veo la vida, sino es “Vívela como yo la estoy viviendo”. Eso expande las posibilidades de la imaginación humana, de forma inmensurable. ¿Qué sería de los astronautas si no hubieran leído a Julio Verne o a los submarinos? Es realmente pensar más allá de lo que podemos vivir de esta realidad práctica.

–¿Cuáles crees que sean los retos en estos tiempos de pandemia?

–Obviamente el reto más grande fue que no había música en vivo; eso fue muy duro para todos los artistas. Como compositor a mí me llegó un poquito menos la crisis, porque yo trabajo, compongo, escribo la música, pero no vivo de ejecutarla, yo vivo de componerla, pero a muchos colegas sí les pegó mucho más duro: los ejecutantes, las orquestas, sobre todo que son de 50 a 100 miembros que tienen que estar ensa­yando. Se suspenden todos los ensayos y la cantidad de dinero que se gasta en un ensayo de orquesta es muchísimo y que no se pueda pagar esos sueldos, etcétera. Sí, sí pegó muchísimo la pandemia, sobre todo por la música en vivo y los composito­res; yo vivo de comisiones. Que se estrene música, necesito que se estrene música.

–¿Cómo te ves en 5 años?

–Cinco años… probablemente terminan­do el doctorado en Nueva York o en algún otro país, haciendo carrera profesional, aceptando comisiones, trabajando con ensambles; no sé si regrese en 5 años a México, pero la idea es regresar ya cuando me sienta listo para poder aportar algo.

–¿Qué le dirías a los jóvenes que les interesa la música, pero de pronto dudan?

–Pues que, si lo ven como un riesgo, de todos modos, corren con el riesgo de no hacer lo que quieren y eso a la larga tiene muchas más consecuencias, el vivir una vida de frustración. Yo creo que no lo vale, no vale la pena, simplemente tomar el ries­go; igual y a los dos años dices: “No es lo mío”, pero luego diez años después, como yo, sigues acá encantado y las puertas se abren y si te mantienes en tu vocación ge­nuinamente y entregado siempre se van a abrir puertas.

–¿Para ti qué es la música?

–La música para mí es un medio de expre­sión, en el que puedo plantear de forma más fiel mi perspectiva vital, de cómo vivir la vida.

Yassir Zárate Méndez
Fotografía: Federico Ríos Macías
Melisa Ortega Pérez

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on linkedin