Lorena Flores Yáñez – Da el 100%, el resto déjalo en las manos de Dios

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Lorena Flores Yáñez, 24 años, estudié ingeniería en desarrollo de negocios en el área de mercadotecnia. Soy coordinadora de mercadotecnia en la empresa Hyundai Apizaco

–¿Cómo eliges la carrera de mercadotecnia?

–Desde que era muy pequeña siempre me gustaron los nego­cios. Mis papás siempre han tenido negocios; siempre me ha gustado la parte administrativa y las ventas. Básicamente fue un crecimiento desde pequeña. Todos los conocimientos que fui adquiriendo empezaron con las bases de mis padres; posterior­mente yo buscaba un área en donde pudiera desempeñarme en el área de la comunicación, dar a conocer la parte de la imagen, involucrarme en los eventos, me encantan los eventos, y cana­lizando toda la información me di cuenta que mercadotecnia abarcaba toda esta parte de forma interna y externa en una forma corporativa.

–¿Cómo llegaste a Hyundai?

Es una travesía. Yo llego a Hyundai porque tuve una fractura en el pie; estuve de incapacidad. Terminé mis prácticas, me sucede este accidente y estuve con mu­cho tiempo de ocio y sin tener una actividad fija, por­que obviamente la movilidad me lo impide. Empiezo a gestionar y buscar trabajos, tanto en el estado como fuera, obviamente muy relacionados a lo que yo quería, que era mercadotecnia.

Me di cuenta que te pedían más allá de lo que aprendes en la escuela y dije: “O sea, si me quedo con esto, no voy a llegar a ningún lado. Tengo que prepararme, tengo que seguir estudiando y tener otros conocimientos que me ayuden a cimentar lo que ya tengo y sobre todo que me dé el plus para decir. Yo te acepto en esta empresa”. Me metí a estudiar Google AdWords digital [ahora Google Ads], toda la parte de mercadotecnia, pero hablando del área de IDcommerce.

Todo esto me da la parte del impulso para llegar a la entrevista en Hyundai cuando veo la vacante. Empiezo a expresar todos estos conocimientos que yo había adquirido con el tiempo que estuve sin poder hacer otra cosa, más que estar en casa y prepararme. Cuando yo llego a la agencia, me dicen: “Es que estás muy pequeña, eres muy joven, no tienes experiencia, es tu primer empleo, y acabas de egresar de la universidad; no nos conviene porque tenemos que invertir en cuestiones de prepara­ción, capacitación, a lo mejor en lo que te adaptas y existan errores que a la empresa no le es tan conveniente llevar de esa forma.

Empecé a defenderme: “Traigo nuevas ideas, nuevos talentos, quiero implementar algunas de las estrategias que aprendí en los cursos, me gustaría trabajar en conjun­to”. Había muchas cosas que yo tenía ga­nas como de aprender y de implementar.

Yo creo que eso es algo que la gente nota, esa energía de querer hacer las co­sas, de querer desarrollarte. Cuando viene alguien joven; hay muchos temores, por­que de inicio nos dicen: ¿Cuántos meses vas a estar? ¿Cuántos días vas a estar? Y yo les decía: “Yo realmente veo una carrera dentro de una empresa”, y de plano no te la compran, porque los jóvenes somos muy inquietos, lo que hoy nos gusta, mañana nos aburre y así.

–Vamos por partes, ¿Cómo te ves en 5 años?

–Sí me veo desarrollándome en esta área, me veo aquí.

–Ok, perfecto. Te hablamos.

No pensé que lo harían. Me fui a mi casa a descansar y 15 días después el gerente general de ventas se contactó conmigo, para darle seguimiento a la contratación. Cuando yo obtengo la respuesta afirmati­va de que me iba a quedar aquí, la verdad, no lo podía creer. Fue un sinfín de cosas, obviamente lo que yo tenía planteado de la escuela, lo que había aprendido de forma individual, nada que ver con lo que ya te estabas enfrentado aquí.

–¿Qué tiempo llevas aquí?

–Aquí llevo dos años, gracias a Dios. Desde que inicié hasta el momento han habido muchos cambios; se nos atravesó la parte de la pandemia, fue un cambio radical, el cómo manejábamos la cuestión de even­tos, activaciones, a lo que hacíamos de forma digital: contactar a ciertos clientes y les vas a enseñar a interactuar de forma virtual y digital, te vas a acercar con ellos, les vas a explicar el manejo de un auto, la parte interna y externa, les vas a generar confianza, pero a distancia, no lo van a pal­par, entonces tú como vendedor tienes que hacer que ellos sientan, se emocionen, que realmente sepan que aunque no lo tengan directamente pueden tener la seguridad de que son autos que les van a servir, van a ser útiles en su vida, entonces fue cambiar todo el paradigma y de más, para adaptar la nueva forma del consumidor; el cliente, en este caso, hacia la marca.

–Con esto que me platicas, ¿consideras que es difícil ser joven?

–No, es lo mejor que puedes tener; es tu herramienta, es todo, es el momento para aprovechar, porque estás lleno de energía, obviamente lleno de temores, pero no hay nada mejor que hacer algo por primera vez; es la primera vez que voy a asistir a esto, es la primera vez que voy a hacer esto, porque te llenas de ese positivismo (sic), y la incertidumbre hace que de cierta forma te dé más ganas de hacerlo.

–¿Cuáles crees que sean los retos con res­pecto a lo que vivimos en la pandemia?

–Adaptarse al cambio, a todo el mundo le da miedo el cambio, aunque pueda ser para bien o para mal, de alguna forma algo nuevo, algo distinto es para salir de tu zona de confort y dices: ¿Ahora qué hago? ¿Cómo manejo, cómo controlo dicha si­tuación? Entonces, eso te da la pauta de decir: No todo el tiempo vas a estar aquí, no todo el tiempo vas a trabajar de esta manera, no todo el tiempo vas a tener el mismo éxito con lo que sabes, tienes que prepararte, conocer otras herramientas, conocer a tu entorno tanto en la parte del contexto industrial como del contexto de nuestro mercado; cambia y las cos­tumbres también cambian. Esa parte de adaptación es lo que yo creo que nos tene­mos que plantear y decir: todo es cambio en cualquier momento de nuestra vida y siempre es bueno irse adaptando.

–¿Eres mamá?

–Sí, soy mamá joven, soy mamá que trabaja, estoy llena de miles de cosas. Es algo muy difícil a veces, es la verdad. También tengo un negocio propio, entonces, ver de este lado como madre, emprendedora, traba­jadora, hija, es un equilibrio complicado. He tenido que sacrificar momentos que para mí son importantes con mi hija, por hacer un trabajo aquí, es complicado, pero no imposible.

–¿El mercado de Hyundai es más para jóvenes?

–Sí, está 100% vinculado; te puedo decir que es el plus de Hyundai. Tiene la cues­tión de la tecnología y el equipamiento, o sea, hablando de competencia y demás, cuando tú vas a una marca y empiezas a ver diferentes modelos de la misma línea, te das cuenta que la versión más austera, por ejemplo: un Grand i10 está más equipado que el resto de su competencia en cues­tión de tecnología, o sea, en un básico, ya puedes encontrar otro tipo de herramientas en el auto que son útiles, pero que sobre todo tendrían otro costo a comparación de la línea, ejemplo: la parte de las pantallas táctiles, la cámara de reversa, las bolsas de aire, la seguridad, el tipo de sistema; el sistema que nosotros manejamos es uno que se llama SMART. Este sistema nos ayu­da a prevenir siniestros y lo hace de forma preventiva, detectando algunos puntos ciegos cuando vas manejando, en el con­trol del volante, en la parte de mencionarte algunos sensores, detecta que te estas dur­miendo, de este tipo de tecnología maneja Hyundai y lo hace en toda su línea desde i10, Accent, Creta, Tucson y actualmente esta­mos nuevamente por sacar lo que es Santa Fe 2022 que es una camioneta equipada de lujo y que es la versión más alta.

Yassir Zárate Méndez
Fotografía: Federico Ríos Macías
Melisa Ortega Pérez

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on linkedin