Los retos de un político joven – Oswaldo Manuel Romano Valdez

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

El ayuntamiento de Nanacamilpa es encabezado por el presidente muni­cipal más joven del actual trienio. Se trata de Oswaldo Manuel Romano Valdez, formado en las filas de Morena. A sus 28 años ya puede presumir una intensa carrera política, que se puso en marcha cuando en 2014 ocupó el cargo de regidor.

De la mano de la Cuarta Transformación ha echado a andar un ambicioso programa de gobierno, en el que destacan las acciones de corte social.

En apenas unas semanas de gestión ha reor­denado las líneas de trabajo de la administra­ción municipal, pero sobre todo ha puesto el acento en la atención a quienes menos tienen.

Incluso, siguiendo el ejemplo del presidente Andrés Manuel López Obrador, ha renuncia­do a la mitad de su sueldo como alcalde para destinarlos a dotar de medicamentos a una farmacia inaugurada en su administración. Así lo ofreció durante la campaña, y en esta conversación con Momento lo ratifica.

Romano Valdez también aborda un asunto primordial para el municipio de Nanacamilpa: el santuario de las luciérnagas, que podría ser un recuerdo si no se toman las medidas nece­sarias para proteger a estos insectos que tanta fama le han dado a la localidad y al propio estado de Tlaxcala.

Estos y otros temas de interés para la co­munidad, como el de la seguridad, son parte de las prioridades que ha asumido este joven político tlaxcalteca.

—¿Me puede dar su nombre completo?

—Claro que sí. Mi nombre es Oswaldo Manuel Romano Valdez.

—¿Su edad?

—Nací el 25 de marzo de 1993. Tengo 28 años.

—¿Qué profesión tiene?

—Soy licenciado en ciencias políticas y admi­nistración pública.

—¿Cómo veía a su municipio en su infancia?

—Desde muy pequeño yo veía lamentablemen­te un municipio muy trillado, un municipio con muchas deficiencias, un municipio muy desgastado. A los quince años Oswaldo Ro­mano toma la iniciativa de formar parte de un partido político.

Formé parte de un movimiento que se llama MORENAJE, Movimiento de Regeneración Nacional de Jóvenes Estudiantes, con el que empezamos a trabajar. Empecé a involucrarme más en campañas políticas representando a candidatos, coordinando campañas dentro del municipio, dentro de la juventud.

Ahí mismo, después de los 21 años, tengo la oportunidad de ser regidor. Fui el regidor más joven dentro de la administración 2014–2016. Después de ahí termina mi cargo, aunque me hace la invitación la actual gobernadora Lorena Cuéllar Cisneros, para formar parte del Senado de la República como asesor político.

De igual manera, trabajé con ella en [la Se­cretaría de] Bienestar, donde fui servidor de la Nación y actualmente soy presidente municipal; soy el presidente más joven del estado en esta administración 2021–2024.

—¿Elige su carrera por meterse en la política o en qué momento hace esta decisión?

—Desde un inicio yo tenía definido que quería estudiar ciencias políticas y administración pública. En un lapso de mi vida quería estudiar turismo, gastronomía, hotelería, mercadotecnia, pero fueron licenciaturas truncas, en las cuales sabía que no era lo mío, por lo que decido estudiar y trabajar.

Cuando era regidor estudiaba y trabajaba; ahora quiero iniciar otra nueva licenciatura dentro de mercadotecnia y gestión.

—¿Cómo es que en esta época los jóvenes pueden involucrarse en la política y por qué llega Morena a su vida?

—Yo siempre le he dicho a la ciuda­danía que tenemos que ir retomando las nuevas políticas. Las nuevas gene­raciones tenemos que ir retomando nuevos perfiles y quienes nos van a ir representando a futuro.

Agradezco a la ciudadanía que me dio su voto de confianza para poder representarla como presi­dente municipal y pues invitar a la juventud a que se involucre dentro de la política.

Somos el futuro de México, somos el futuro de Tlaxcala, somos el futuro de Nanacamilpa, y tenemos que ir dejando cimientos para ir teniendo otra visión totalmente diferente.

Luchamos por la gente que más lo necesita, luchamos por la gente que realmente lo necesita y que nunca ha sido tomado en cuenta.

Cuando tuve la oportunidad a los 15 años de tocar puertas, veía muchas necesidades y muchas prioridades dentro de muchos ciudadanos del municipio. Es donde me nace ser político, pero lamentablemente la ciudadanía siempre ha visto a los políticos como corruptos y Oswaldo Romano ha marcado una diferencia; quiero hacer una política totalmente diferente.

La política es el arte de gobernar para el bienestar del municipio, para el bienestar de toda la ciudadanía en general. No importa el estatus económico o que sea de clase baja, media o alta; realmente todos los ciudadanos valen por igual y esa es la carta de presentación ante el pueblo, ante la ciudadanía en general. Morena es un movimiento de rege­neración nacional donde primero son los pobres y donde tiene que ser escuchado el pueblo en general.

Generalmente los presidentes municipales debían ser personas con una edad mayor de 35 o 40 años.

—Como usted lo comentaba es el presidente más joven. ¿Cuál es el compromiso con este reto de ser el presidente municipal más joven?

—Es el reto más grande de toda mi vida, porque atrás de mí vienen mu­chas generaciones y no quiero trillar.

No quiero que la ciudadanía des­confíe de las próximas generaciones, que digan que Oswaldo Romano, siendo el presidente más joven del estado, siendo el presidente más joven [en la historia] del municipio, hizo mal las cosas; eso marcaría para mí y para muchos jóvenes la diferencia. Por eso mismo tengo un gran reto de hacer las cosas bien, para que el pueblo siga creyendo en la juventud. Los jóvenes tenemos un gran compromiso y podemos hacer bien las cosas.

—Y en esta misma línea, en la pri­mera pregunta usted hablaba de un municipio con muchas necesidades y precariedad. ¿Cuál es el compro­miso que tiene con el cargo ahora en sus manos?

—He sido el primer candidato en la historia del municipio de Nana­camilpa que ha tocado puerta por puerta. Toqué las puertas de toda la cabecera municipal y de sus cinco comunidades pidiendo su voto de confianza; esa fue mi labor.

Mi trabajo de escuchar a los ciuda­danos fue muy importante, escuchar sus necesidades y sus prioridades. Lamentablemente, a Nanacamilpa le hacen falta muchas cosas. No puedo decir que ha existido presidentes malos, no. Todos los presidentes han dejado un cimiento y hoy me toca hacer la construcción de ese cimiento que han hecho.

Las prioridades del municipio eran salud, por lo que agradezco a la gobernadora Lorena Cuéllar Cis­neros que ya nos diera el banderazo aquí en el municipio para hacer una casa de salud de bienestar, que es muy importante, porque van a ser beneficiados todos los ciudadanos en general. Les van a traer medica­mentos, van a tener laboratorios, oculistas; van a tener atención de salud totalmente gratuita.

De esa misma manera, algo muy demandante era la seguridad pública. Cuando recibí el municipio, había nueve elementos de seguridad. Ac­tualmente tenemos 60. Contamos con 30 elementos por turno, por lo que es un municipio seguro, un municipio donde les he dicho cero corrupción.

Yo tengo un gran compromiso y con los mismos elementos de seguridad he salido a dar rondines por las noches, para saber cómo se comporta el municipio, cómo está la ciudadanía en general. Encon­tramos en su momento, cuando recibí la presidencia municipal, un alto índice de drogadicción, delincuencia y alcoholismo; ahora se han ido trabajando las diferentes direcciones municipales para ir bajando esos índices.

Sigo haciendo la invitación a los jóvenes y a la ciudadanía en gene­ral. Sabemos que todos tenemos el momento para divertirnos y demás, pero tiene que hacerse sanamente.

—¿Cómo le gustaría que lo recuerden?

—Quiero que me recuerden como un buen presidente, como un pre­sidente joven que hizo lo mejor por su municipio y que dejamos huella. Que hicimos la diferencia y que va a costarle a muchas administraciones podernos superar, porque somos un gobierno comprometido con el pueblo.

Nosotros tenemos los principios de nuestro movimiento: no mentir, no robar y no traicionar al pueblo y vamos a hacer las cosas bien. Tenemos que hacer las cosas bien desde la primera vez y vamos a trabajar duro para que nuestro pueblo recuerde que Oswaldo Romano dejó huella en Nanacamilpa.

—En estos primeros cien días de su gobierno, ¿cuál sería su diagnóstico?

—Ha sido muy difícil. Me mentiría si digo que tenemos recursos; lamen­tablemente, el recurso que tenemos es mínimo, prácticamente nada más es gasto corriente, pero hemos sido muy austeros, muy ahorrativos, he­mos sido una administración muy austera, aunque hemos apostado a todos los sectores, lo mínimo, pero han relucido.

Como es una propuesta de campaña, voy a donar el 50% de mi salario. Ya cortamos el listón de una farmacia municipal, donde el medicamento va a tener una cuota de recuperación mínima. De igual manera, vamos a tener médico general, consultas gratuitas, fisioterapeutas, psicólogos, nutriólogos, para apoyar la economía de la ciudadanía en general.

Vamos a estrenar dos patrullas. Desde el inicio de nuestra administra­ción se les entregaron a los elementos de seguridad uniformes totalmente gratuitos y se está trabajando con módulos de seguridad, para que ya estén más estables.

De alguna manera ya tenemos transporte gratuito de primeras necesidades para todos los ciuda­danos, para poder trasladarlos a un municipio o a otro estado para una consulta, para una quimioterapia, una hemodiálisis. Son dos Jeeps que están disponibles, sin costo alguno, para poder apoyar la economía de la ciudadanía. Ya tenemos de igual manera una camioneta de protección civil. Las administraciones anteriores no contaban con esa camioneta, que era muy necesaria para poder apoyar y estar siempre presentes en cualquier percance que pueda existir dentro de municipio.

Existen ya capacitaciones, certifi­caciones dentro de los elementos de seguridad, dentro de educación, igual. Hemos estado trabajando con todas las instituciones para hacerles llegar el mensaje de prevención del delito.

Otra molestia de los ciudadanos era que la Tesorería se encontraba en el segundo piso del Palacio Mu­nicipal, [porque] vienen muchos adultos mayores a hacer sus pagos de predial y de agua potable, pero ya se trasladó. Ya cortamos el listón de la nueva Tesorería, que se encuentra en la planta baja del municipio.

Seguimos trabajando, haciendo cosas, rescatando tradiciones, cultura. Estuvimos presentes en el tianguis turístico de Mérida, dando a conocer a Nanacamilpa y al santuario de las luciérnagas. Nanacamilpa no solo es luciérnaga, no solo es magueyes. Nanacamilpa tiene tradiciones, cultura, ex haciendas.

Tenemos seis ex haciendas, tres están como prestadores de servicios y asimismo rescatando los ranchos, las granjas, los restaurantes, los ar­tesanos. Tenemos muchísimas cosas que hacer todavía por el bienestar del municipio y es algo muy bueno, porque es una derrama económica.

Queremos que Nanacamilpa no solo sea un atractivo turístico de dos meses, [sino] que sea un atractivo turístico los 365 días del año, que tengamos algo que ofrecer. Estamos rescatando la tradición de Día de Muertos, que es algo muy importante. Otra tradición que representa al municipio es la dan­za de los moros; se les va a apoyar igual para que resalten y resalga el nombre de Nanacamilpa. Que el nombre de Nanacamilpa sea grande y sea reconocido a nivel nacional e internacional.

—Me gustaría preguntarle dos cosas, en materia de salario, ¿esta donación va exclusivamente en materia de salud?

—Sí, exclusivamente. Una de mis propuestas de campaña fue eso, de que iba yo a donar el 50% de mi sueldo; se está donando al sector salud para abastecer nuestra farmacia municipal, pero no podemos dar el medicamente al 100% gratuito; depende el estatus económico de la ciudadanía, del paciente. De igual manera, el costo del medicamento que el ciudadano pida, porque lamentablemente es poco el recurso para poder abastecer a más de 20,000 habitantes.

–La otra pregunta es el tema de las luciérnagas. ¿Cuáles son las acciones que toman, por que sin duda alguna Nanacamilpa se ha convertido en uno de los municipios más visitados con este atractivo?

—En el último dato que tenemos, que fue antes de pandemia, en el 2019 recibieron en la administración anterior más de 123,000 habitantes una derrama económica de 48 millones de pesos. Nanacamilpa se posiciona en el estado dentro de los sesenta municipios como el número uno que recibe más turistas a nivel estatal y es algo muy preocupante, algo que me preocupa a mí como presidente municipal y como ciudadano, es seguir conservando las luciérnagas. ¿Por qué? Porque lamentablemente sabemos que estamos entrando en su hábitat.

Ahora, por medio de Ecología y Medio Ambiente y de la Dirección de Turismo, estamos teniendo reuniones con prestadores de servicios para que tengamos un turismo responsable, que ellos mismos sean responsables y que sepan y tengan conocimiento de cuál es la capacidad de carga de los turistas que puedan recibir.

De igual manera, vamos a tra­bajar en coordinación con turismo del estado, con protección civil del estado y con seguridad del estado. Cualquier prestador de servicios que no cuente con los requisitos necesarios, se tendrá que clausurar temporalmente.

He tenido algunas pláticas con la gobernadora porque también está preocupada. Te platicaba yo hace unos meses, en temporada de luciérnagas con algunos prestadores de servicios que nos invitaron a sus recorridos, preguntaban cómo veían ellos a la luciérnaga, pues decían que desde que inició el avistamiento, de un 100%, se ve ahora apenas un 30%. Ha ido afectando bastante, tanto en los incendios forestales, como en el turismo descontrolado, turismo que no es tan responsable y en la tala clandestina de árboles. Algo que también nos está afectando bastante es el gusano descortezador. Lamenta­blemente se tienen que derribar los árboles, pues es algo muy preocupante tanto como administración, como prestadores de servicios y ejidatarios como propietarios.

—¿Cuál sería la diferencia de su administración con otras?

—Hay muchas cosas que hacer. Dentro de las propuestas que hice en campaña se van a cumplir todas para que realmente se puedan llevar a cabo. Somos una administración totalmente diferente, somos una administración de resultados donde desde la honestidad es lo que me representa como un buen presidente.

—¿Cuántas comunidades hay en Nanacamilpa?

—Son cinco comunidades. General Domingo Arenas, más conocida como La Calera, Francisco I. Madero, Lira y Ortega, que lo conocen como La Esta­ción, San Felipe Hidalgo y Tepuente.

—¿Algo más que quiera agregar?

—Solo agradecer a la ciudadanía. Estamos trabajando y tengo un gran compromiso con todos y cada uno de ellos. Nunca ha existido distinción alguna, yo estoy 24/7 en cualquier momento, en cualquier hora estoy para servir al ciudadano, siempre y cuando sean peticiones sanas, cuando sean peticiones para el bienestar del municipio en general. Los miércoles tengo atención ciudadana, donde atendemos desde las siete de la mañana a las siete de la noche y escuchar a los ciudadanos y darles solución a sus peticiones.

Marisol Fernández Muñoz
Fotografía: Federico Ríos Macías

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on linkedin