Paola Jiménez Aguirre – Preside el Colectivo Pares en un Mundo de Nones e integrante de la Red Mexicana de Mujeres Trans.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Publicada Agosto 2019 Edición 141

23 años.
Psicóloga egresada de la
Universidad Autónoma de Tlaxcala.
Preside el Colectivo Pares en un
Mundo de Nones e integrante de
la Red Mexicana de Mujeres Trans.

¿Cuál es la misión del Colectivo?

Pares en un Mundo de Nones es un colectivo que fundé hace dos años, justo cuando surge toda esta movilización por los grupos conservadores, para oponerse al matrimonio igualitario, que en su momento el presidente Enrique Peña Nieto propuso la iniciativa y salieron los grupos conservadores a marchar por toda la República, en oposición a esta iniciativa. Dije “Tlaxcala no puede ser ajeno a este fenómeno y tenemos que movilizarnos para poder contrarrestar toda esta cuestión del discurso de odio por parte de estos grupos”. Grupos antiderechos.  

“Urge hacer una movilización y lo tomo como una táctica mediática. No es lo mismo que sea Paola Jiménez quien lo convoca, quien lo organiza, quien se pronuncia a que sea un colectivo, aunque en ese momento éramos sólo dos personas que lo habíamos conformado, quien lo está convocando y quien se está pronunciando en torno al tema. Es justo por eso que surge, de manera inmediata, emergente, por la cuestión que acontecía en el país.  

“Decido después continuar con esta línea, no quiero dejar ahí el colectivo, quiero empezar toda una línea y es como se va a formando. Hoy, actualmente, a través del trabajo que hemos realizado desde el colectivo tenemos relaciones con otras agrupaciones, asociaciones, colectivos, tanto de jóvenes como de personas adultas, que trabajan temas diversos, que tienen que ver con derechos humanos, migración, violencia de género y demás.

“Es un colectivo que poco a poco ha ido creciendo, que poco a poco se ha ido relacionando con otros actores estratégicos, tomadores de decisiones. Hoy tenemos ya un camino recorrido y un reconocimiento a nivel estatal.

“Y en cuanto a la Red Mexicana de Mujeres Trans, a través de mi participación en diferentes foros nacionales, es como se me hace la invitación, ya que Tlaxcala, en ocasiones pasadas no tenía representatividad a nivel nacional en esta red. Ven mi trabajo, les agrada, ven que tengo, desde su punto de vista, potencial; ven muchas habilidades y herramientas que pudiera yo implementar en la Red. Y es como me ofrecen la coordinación estatal a nivel nacional, de esta Red Mexicana de Mujeres Trans.

“Esta misión tiene que ver con empoderar a las mujeres trans en el estado de Tlaxcala; darles las herramientas para que se puedan defender en diversas situaciones y que puedan tener acceso a diferentes rubros sociales, como lo son la salud, la educación, el empleo, la justicia. Esa es la misión que vamos a implementar en el estado de Tlaxcala al llevar esta coordinación. En esta Red llevo apenas cuatro o cinco meses.

“Siempre he sido una joven muy inquieta. Me ha movido desde muy joven la injusticia social y es así como, cuando inicio la carrera universitaria y empiezo a tener acceso a mucho conocimiento, es cuando tomo la decisión de iniciar con esta misión de dirigir y hacer algo por mi entorno, por mi contexto, por Tlaxcala, que es el estado donde vivo y donde nací, y es el estado que amo. Quiero hacer algo por mi estado, sobre todo por quienes vivimos y sufrimos las mismas situaciones de desigualdad y de injusticia social”.

¿Partiste de una vivencia personal o de una externa?

Tiene que ver sí, con una vivencia social. Al momento de iniciar la transición he vivido lo que toda mujer vive en este país, que es acoso, inseguridad, miedo. Sí de una cuestión personal, pero también surge a través de la empatía, a través de ser empática con el dolor, con el sufrir de muchas personas, en este país.

¿Qué retos enfrenta una persona trans?

Enfrenta, de primera instancia, la negatividad. En el estado de Tlaxcala y en muchos estados de la República, no tenemos acceso a la identidad. Somos indocumentadas en nuestro propio país. Nuestra identidad de género no corresponde con nuestra identidad legal, y es así que muchas veces somos privadas de muchos derechos. Por ejemplo, el acceso a la salud, el acceso al empleo, a la justicia, a la educación, por no tener este reconocimiento legal.  

“Son muchos los factores que enfrentamos las mujeres trans al asumir y vivir públicamente nuestra identidad. Desde muestras de odio por parte de la sociedad, desde los señalamientos, desde la negativa, desde los insultos, hasta los ya tan lamentables crímenes de odio hacia mujeres trans. Eso es lo que vivimos días a día las mujeres. Hay muy pocas que tienen acceso a la educación, muy pocas que pudieron terminar una licenciatura, poder incursionar en algún otro ámbito que no fuera o la cuestión del trabajo sexual o la del estilismo”.

¿Cuál ha sido tu experiencia como activista?

Ha sido muy gratificante. He tenido realmente mucho apoyo y mucho respaldo de quienes han estado a mi lado. He tenido la fortuna de tener contacto con activistas y organizaciones de otros estados de la República, y eso para mí me llena y me enriquece como persona, el tener contacto, amistades, sobre todo con activistas, con personas que compartimos el mismo quehacer social. Ha sido muy benéfico de manera personal.  

“He logrado bastante y siempre mi lema ha sido ‘Lo que no fue para mí, que sea para ellos’. Yo, afortunadamente, tengo el reconocimiento legal, no fue nada fácil. Tuve que emprender un camino jurídico-legal, para poder acceder y llegar a donde hoy estoy, pero eso no me va a eximir de que yo pueda yo garantizar a que las nuevas generaciones puedan tener acceso a esos derechos. Lo que yo tanto sufrí, padecí, lo que yo tanto recorrí, no tenga que ser lo mismo que las generaciones pasadas, tenga que ser. Quienes asuman y quieran decidir vivir como plena y felizmente quieran ser, lo hagan, sin ningún obstáculo. Que, si hay una mujer trans, que decide, por ejemplo, emprender un camino dirigido hacia la educación, no tenga ningún obstáculo, porque no cuenta con el reconocimiento legal. Que el día de mañana se titule con el nombre con el que ella o él se sientan identificados. Hablamos de mujeres y hombres trans; mayormente se visibilizan las mujeres tras, pero también existen hombres trans. Creo que ese ha sido algo benéfico para mí, garantizar y lograr algo para las nuevas generaciones”.

¿Es difícil ser joven?

Tal vez sí lo es, dependiendo los retos que cada quien (sic) nos pongamos. Como jóvenes, a veces tenemos la noción o también recae sobre nosotros el prejuicio de que somos personas que no tenemos la capacidad de ciertas cosas. O que vivimos la vida en el libertinaje o en los excesos, cuando realmente no se le ha apostado a ver cuáles son las necesidades que los jóvenes tenemos en estos momentos. “Muchas veces son los obstáculos que la sociedad misma nos pone o como tal que la juventud no puede tener un desenvolvimiento muy lineal. Yo diría que no es difícil ser joven, para mí ser joven es maravilloso. He hecho tantas cosas siendo joven. He podido dedicar y enfocar mi tiempo para cosas benéficas y productivas para un bien común, y yo creo que también sería porque tuve acceso a ciertos espacios, ciertas herramientas que se han ido implementando en las políticas públicas. Y algo que tendría que ampliarse para que todos los jóvenes las mismas oportunidades que yo tuve”.

Yassir Zárate Méndez

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on linkedin