Roberto Peláez Kuri – Presidente del consejo de administración de la Asociación de Empresas y Empresarios de Tlaxcala

Sponge Technology Corporation y la Asociación de Empresas y Empresarios de Tlaxcala comparten líder; para las dos se plantea la intención de ser espacios socialmente responsables. Estas dos entidades se han transformado y adecuado a los cambios que ocurren socialmente y en sus propias filas.

—¿Qué es Sponge Technology Cor­poration?

—Hacemos esponjas de celulosa que llevan la fibra abrasiva para limpiar los trastes. Desarrollamos un producto de mano de obra cien por ciento tlax­calteca. Ya no usamos pegamentos o aditivos para unir las fibras, sino que las cosemos con hilo de algodón para que sea un producto 100% biodegradable y amigable al medio ambiente. Quiere decir que la celulosa es papel, formada

en esponja. La fibra que hacemos es poliláctica, lo que quiere decir que viene de extracción de las plantas y cosidas a mano o con máquinas de coser con hilo de algodón.

—¿Qué es la Asociación de Empresas y Empresarios de Tlaxcala?

—Es una agrupación de las empresas del estado; el principal objetivo es agregar el mayor número de empresa­rios para poder impulsar el desarrollo económico del estado, para plantear a las autoridades de los tres niveles de gobierno la necesidad de diálogo de todos los empresarios (de crédito, la reforma eléctrica, disposiciones de incrementos de salarios mínimos), en donde en conjunto y con apertu­ra, podemos llegar a las soluciones correctas.

Es la unión de todos los empresarios para hacer acciones que nos represen­ten y den fuerza como empresarios ante las diferentes autoridades, en beneficio de las comunidades, de mejorar como empresa socialmente responsable, de mejorar los salarios e ingreso de nuestros trabajadores y estar trabajando en una unión de empresarios.

—¿Cuántos integrantes tiene en la actualidad?

—Somos 48 empresas activas, cuatro que están en vías de poderse afiliar y representamos cerca de 9,000 empleos directos de esas 48 empresas y un nú­mero similar de empleos indirectos, que son proveedores.

Una de las políticas de la Aso­ciación es ubicar a los proveedores locales tlaxcaltecas para adquirir sus productos, favorecer la economía del estado y, en caso de no lograrlo, buscar de estados colindantes, antes de recurrir al extranjero a comprar ciertas materias primas.

—¿Esas empresas están en un corredor o pueden estar en cualquier parte?

—La Asociación se creó en un inicio para darle cabida a las empresas de Ciudad Industrial Xicohtencatl. Hace nueve o diez años eso cambió y estamos incorporando a todas las empresas de Tlaxcala. En el estado tenemos tres corredores, que son Xiloxoxtla, Huamantla y Tetla, que es Ciudad Industrial I; nosotros la denominamos C1; C2 está en Huamantla y C3, que es la del parte industrial que está en Tlaxco. Ahí abarcamos el número de 48 empresas.

—¿Quiénes pueden participar en la Asociación?

—Todas las empresas, llámense peque­ñas, medianas o grandes, que quieran sumarse a los beneficios que como empresarios podemos ofrecerles. Me refiero a los programas de ayuda mutua para contingencias, eventualidades o siniestros; descuentos en muchas cadenas hoteleras, agencias de viajes, capacitación en temas de actualidad, como impuestos, normas y regulaciones de las autoridades, como la norma 35, la norma del estrés.

En las reuniones mensuales que procuramos tener con todos los di­rectores, actualizamos y damos cursos sobre las necesidades que tienen las empresas de mejorar, sobre todo con la tendencia.

Una prioridad en la Asociación es la responsabilidad social y no dañar el medio ambiente; estamos actuali­zando cuáles son las mejores zonas para tener procesos limpios y evitar contaminantes al medio ambiente, como aguas de proceso o de ruido.

—¿Qué cambios hubo tras la pandemia?

—Muchas empresas tuvieron que cambiar sus procesos y adecuar sus necesidades. Algunos mandaron trabajo en casa a algunos de sus empleados, sobre todo administrativos. Pero empresas que trabajan 24/7 tuvieron que ajustarse con las medidas de sanidad. A algu­nas las circunstancias las orillaron a hacer ajustes, porque su demanda del producto no había posibilidad de vender en el mercado. En el caso de Sponge nos vimos favorecidos. Pasó de vender 10 esponjas a vender hasta 20. Dupliqué mis ventas por el encierro y la necesidad de usar productos de limpieza. Los que supieron aprovechar ese momento y tuvieron ese producto se favorecieron.

Una gran parte de las empresas grandes se dedica a inspección de autopartes con convenios de muchas de las fábricas de carros; al haber desabasto de microchips y todos los productos de los carros, bajaron su producción y, al hacerlo, como no son empresas que en su momento se consideraron estratégicas, tuvieron que hacer ajustes en sus horarios de operación y rentabilidad. Sí les pegó muy duro.

La reactivación está llegando, pero poco a poco. Algunas empresas como Coindu hicieron convenios con empresas importantes de fabricantes de carros y han tenido una reactiva­ción económica importante. Hay un programa de inversión muy fuerte de varias empresas, que se parece al del parque, donde se van a requerir más de 3,000 empleos directos este año y el que viene.

Hay programas importantes. Schneider va a crecer cerca de 2,000 empleos, Coindu cerca de 900 este año y así hay diferentes empresas. Va a ser una inversión fuerte y de crecimiento para la productividad en el estado.

—¿Qué planes tiene para contrarrestar los estragos causados por la pandemia?

—Tenemos tres prioridades. La pri­mera es retomar la interacción de los gobiernos, tanto municipales como el estatal y el federal, para interactuar con ellos en programas de créditos y medio ambiente con la Procuraduría ambiental que se está creando. Cómo podemos coadyuvar para poder mejorar todas las condiciones.

Segundo, lo más importante como proyecto es ampliar la gama de nuestras empresas afiliadas, para hacer cada vez más fuerte a la Asociación y que ten­gamos representación estatal y a nivel nacional. Y también ser socialmente responsables, tanto con nuestros tra­bajadores, con salarios dignos, como con el cuidado del medio ambiente. Si logramos esos tres puntos, vamos a avanzar mucho en la asociación para dejar en ella pasos firmes para las generaciones venideras.

Tenemos un compromiso muy fuerte. Tengo once consejeros de diferentes empresas; es gente muy preparada, comprometida con la Asociación, con las funciones que tienen que desarrollar (administración, enlace gubernamental, incorporación de la mujer a la vida empresarial, área de comunicación social, medio ambiente, seguridad).

Tengo cubiertas todas las áreas que estamos impulsando a través de los directores. Programas estratégicos para mejorar en nuestra operación del día a día. Vamos bien y lo que queremos es lograr una Asociación fuerte y que beneficie a todos los agremiados.

Lucero Ivonne Peña Jiménez
Fotografía: Melisa Ortega Pérez
Vanessa Quechol Mendoza

Comparte este artículo