Coraje, disciplina y paciencia, virtudes del emprendedor: Alejandro Kasuga

Alejandro Kasuga es un empresario mexicano de ascendencia japonesa. Egresado de la licenciatura en Administración de Empresas por la Universidad de California en Berkeley, cuenta con una especialidad en Estrategia Corporativa por la Hitotsubashi University de Tokio. Él es creador de la Metodología Kizukai®,  que comparte en su libro Kizukai, kaizen aplicado a la cultura organizacional.

Este destacado emprendedor ha concedido una entrevista vía telefónica para el primer número de la revista Conexión CECyTE–EMSAD. En una amena charla, nos comparte su experiencia como emprendedor. Relata que desde su etapa como estudiante de secundaria se inició como emprendedor, al dedicarse a la venta de libros y otros productos, como una suerte de preámbulo a su consolidación  como empresario.

A lo largo de su trayectoria, nos confiesa que tuvo muchas adversidades y fracasos que acabó superando y que, a la postre, se convirtieron en aprendizaje. Requirió de disciplina y paciencia para alcanzar el éxito en los negocios; de paso, en nuestra conversación, recordó a los estudiantes que se puede ser emprendedor a cualquier edad.

—Desde muy chico. De hecho, estaba en la secundaria y empecé a vender libros, entre otras muchísimas cosas. Emprendí muchos negocios, aunque algunos no tuvieron éxito. Posteriormente, salí a estudiar al extranjero, regresé y seguí emprendiendo. Para convertirte en emprendedor, yo recomiendo a los estudiantes que trabajen en la industria con el mejor proveedor del producto o servicio, donde puedan aprender en carne propia y ya después emprender en el negocio que quieran.

—Emprender implica hacer un cambio en muchos sentidos, en mis hábitos y en mi persona. El concepto emprendedor puede entenderse en varios aspectos: económico, físico, personal. Les podría decir a los estudiantes de CECyTE-EMSAD que inicien con su persona, que tengamos ese coraje, esa valentía para cambiar nuestros hábitos negativos de vida. Por ejemplo, podemos levantarnos temprano, hacer ejercicio, no ver tantas redes sociales; si logramos generar un cambio desde lo personal, podremos emprender y generar cambios trascendentales en nuestra vida.

—Emprender en los negocios es un proceso como dar a luz a un bebé 24/7. Saber dominar tu mente para administrar tu tiempo y no gastarlo en las redes sociales. Cuando procreas un negocio es como un bebé: lo cuidas y proteges siempre. Tienes que hacer muchos sacrificios de tiempo, dinero y esfuerzo para dedicarte en cuerpo y alma a que tu emprendimiento crezca. Empieza a gatear, caminar y correr. Los emprendedores deben de pasar del gateo a la corrida en muy poco tiempo. Implica un proceso de maduración como emprendedores y en ese proceso van a tener muchísimas adversidades. Lo que tenemos que hacer es vencer las adversidades, verlas de manera positiva como aprendizaje para no cometer los mismos errores y seguir creciendo.

—Disciplina, paciencia, resiliencia y compromiso; son valores que se convierten en la gasolina que alimenta el motor de los emprendedores.

—Con autodesarrollo y disciplina. Lo que tienen que hacer los emprendedores en este momento, con tanta información en las redes sociales, es administrar su poco tiempo libre; destinarlo a aprender de su negocio y de su persona para poder crecer. Ese es el éxito de un emprendedor en el mundo actual. Aprovechemos la tecnología, las aplicaciones que existen en la red para poderlas aprovechar en nuestros procesos y ser más eficientes.

—Es básico. Si no conoces tu mercado y cómo tu producto o servicio va a satisfacer un nicho, si tiene un alta baja deficiencia en el mercado, no puedes emprender, porque siempre hay muchos competidores, situaciones que ya no puedas modificar o que no aportes nada. Lo que debes hacer es conocer al 100 por ciento tu mercado, tu producto o servicio y ver cuál es la diferenciación que vas a dar y esa diferenciación que sea sostenible; si es una diferenciación que cualquiera pueda copiar, entonces no vas a poder crecer, ni a mantener tu negocio por mucho tiempo.

—Son importantes todo tipo de relaciones, porque te abren caminos como emprendedor; las relaciones públicas, comerciales, empresariales, sociales e incluso con otros emprendedores, suman a tu proyecto.

—Es tan sencillo que en este mundo tecnológico hay 3, 5 millones de aplicaciones de Android y de la AppStore. Googleas facturación, ventas, contabilidad e inventarios y te aparece una infinidad de opciones, que pueden ayudar y fortalecer tu negocio.

—El reto más grande es cómo involucrar la tecnología en todas las áreas de nuestro negocio; si quieres avanzar, pedaleas la bicicleta y recorres trayectos a la velocidad que le imprimas. Hoy la bicicleta se llama tecnología; si no seguimos pedaleando, es decir, si no involucramos la tecnología en todas las áreas de nuestro negocio, vamos a dejar de pedalear, la bicicleta se va a parar y nos vamos a caer.

—Tengo muchísimas, pero las más importantes se han generado en momentos de adversidades. He tenido un gran problema profesional, personal y en la búsqueda de cómo si surgen nuevas oportunidades de negocio, mercadotecnia de mejora continua y ahí decidí implementar un método que hoy por hoy me da resultados.

—Se requiere disciplina y paciencia en el negocio, pero antes se requiere disciplina, paciencia y compromiso en tu persona. Reitero: si no tienes la capacidad de controlar tu mente, y en vez de ocupar el tiempo necesario para tu negocio, te pones a ver el partido de fútbol, realmente no tienes la madurez para ser un buen emprendedor.

Comparte este artículo