Fundadora y Propietaria de su Empresa – Angela Zamora Santillán (Angela Zamora Salón)

12° Edición Especial Mujeres – Conoce a Angela Z. S. Fundadora de su Empresa «Angela Zamora Salón»

¿Cómo te sientes en esta etapa de tu vida?

–Me siento muy bien. Sin embargo, aún tengo cosas que aprender, pues no me siento completa. Me parece que todavía existen más posibilidades que descubrir dentro de lo que estoy haciendo. Aunque me mantengo optimista, porque estoy cumpliendo las metas que me he propuesto.

–¿Cuántos años tienes con tu negocio?

–Tengo 17 años con él.

–Respecto a lo que nos comentas, ¿Qué crees que te falta para sentirte completa?

–Considero que me falta explorar otras áreas de mi carrera. Me gustaría profundizar en cosas nuevas relacio­nadas con la tecnología para cabello. Me llama mucho la atención el injerto capilar, que al no tener que ver en su totalidad con el estilismo, sino también con el área médica, me ayudaría a salir de mi zona de confort.

–¿La niña que fuiste se imaginó ver a la mujer que eres ahora en estas circunstancias?

–Yo creo que sí. Cuando me preguntan que si ser estilista era mi sueño, lo pienso, hago un recuento de mi niñez y me veo jugando a cortarle el cabello a mis peluches. Más adelante, en mi adolescencia frecuentaba el salón de un estilista y sentía que yo podría estar siempre ahí, pues había algo que me daba paz. Tenía una pared de piedra muy bonita que me encantaba observar y pensaba que era eso lo que me gustaba. Ahora, viéndolo bien, creo que era mi vocación llamándome, diciéndome: ”Esto es lo que tienes que hacer”.

–¿Ha sido difícil ser mujer?

–No, para mí no. Ha sido un poco difícil esta nueva etapa de ser mamá y empresaria; combinar ambas cosas ha representado un reto, pues ambas partes requieren de nuestra completa atención. Entonces —en ocasiones— se torna difícil. Sin embargo, el apoyo de mi esposo ha sido crucial en este momento, pues vamos de la mano compartiendo negocio y familia.

–¿Alguna vez en tu vida se ha presentado la violencia?

–Sí, un poco, no de manera grave, pero sí recuerdo que se me cuestionó mucho la decisión de ser estilista. Al terminar la preparatoria muchísimas personas me decían: “¿Por qué estilis­mo? Tú puedes tener otras oportuni­dades”. Siento que hacían menos a mi profesión y pienso que eso fue un tipo de violencia. Estos cuestionamientos afortunadamente no venían de mi familia, sino de la sociedad.

–¿Cómo mujer cuál ha sido el reto más grande en tu vida?

–En el ámbito personal, mi familia, pero de manera profesional, ser una buena líder y tratar de guiar bien a mi equipo. Siento que me ha costado, pero seguimos trabajando en eso.

–¿Qué te sostiene en los días turbulentos?

–Definitivamente mis hijos, mi familia y mi esposo. También pensar en que no me da miedo hacer las cosas. Por ejemplo, suponiendo que en algún momento yo me quedara sin mi negocio o me fuera a otro país, sé que podría empezar de nuevo sin ningún problema. No tengo miedo de eso y es justo lo que me mantiene segura y firme.

–¿Crees que las cosas han cambiado para las mujeres?

–Sí, muchísimo. Hay mucha más apertura a externar nuestros deseos como mujeres. Definitivamente sí creo que han cambiado.

–¿Desde tu entorno qué haces para que las mujeres puedan tener mayor igualdad?

–Pues mira, casi todas las que trabajan conmigo son mujeres y a mí me gusta mucho capacitarlas. Sé que esto en algún momento a ellas les va a servir muchísimo para emprender su propio negocio; es brindarles las herramientas para que después puedan poner su propio negocio. Eso es lo que puedo hacer desde mi entorno.

–¿Te arrepientes de alguna decisión?

—No. No creo.

–¿Cuál consideras que es la mayor virtud de nosotras las mujeres?

—Yo creo que poder desarrollar diversos roles. Desde ser la amiga, la mamá, la empresaria, la cocinera o la psicóloga. Esa es la mayor virtud que tenemos las mujeres, de poder encajar en todas las áreas que deseemos.

–¿Y algún defecto?

–Creo que somos muy emocionales. Nos dejamos llevar por las emociones y de repente eso no nos hace pensar claramente y por impulso realizamos cosas que quizás no deberíamos. Al menos en mi caso me pasa. Soy muy impulsiva.

–¿Cuál sería tu próxima meta?

–Pues mi próxima meta es seguirme preparando y estudiando cosas que me hagan salir de mi zona de confort; como te comentaba, aprender sobre injerto capilar. Familiarmente me gustaría estar más tiempo con los niños, aunque paso tiempo con ellos, quiero hacer cosas diferentes; por ejemplo, ahora que ya están un poco más grandes viajar a otros lugares. Esas serían mis metas.

Comparte este artículo