Magdalena Luna López – El éxito es la suma de pequeños esfuerzos repetidos día tras día.

Nombre: Magdalena Luna López

Profesión: Licenciada en Derecho. Maestra en Derecho Penal en el sistema penal acusatorio y oral

Cargo: Abogada Feminista, Presidenta de la Fundación Hijas de la Luna. Líder de las mujeres empresarias de Calpulalpan. Empresaria y propietaria de Grupo Magma (transporte de carga federal)

Estado civil: casada

Edad: 32 años

Hijos: una hija

Es una joven abogada con diversidad de roles y líder en varios proyectos. Piensa y actúa en representación de las mujeres y por eso está construyendo la Fundación “Hijas de la Luna” en la que se refleja la preocupación de atender a mujeres en situación de violencia. Su hija es el gran motivo de vida que tiene y por quien busca transformar el mundo en un lugar mejor.

—¿Cómo se siente donde está en este momento de su vida?

—Me siento satisfecha y plena con mi vida; estoy feliz. Sentimentalmente estoy muy plena, tengo el gran apoyo de mi esposo. Mi hija está muy contenta; actualmente cursa la secundaria y además tengo el apoyo de mis padres.

—¿Qué extraña de su niñez?

—Extraño poder hacer lo que ahora no puedo. Tengo muchas responsabilidades, cosa que antes se basaba en juegos, en el ‘quiero ser’ y ahora es ‘sí soy’.

—¿Ha sido difícil ser mujer?

—Ha sido complicado, mas no difícil, porque en el sistema actual mexicano las mujeres estamos en una cuestión muy vulnerable. Ser mujer quiere decir estar bajo el patriarcado y machismo y, sobre todo, misoginia. Lamentablemente —no los juzgo— pero nuestros abuelos y padres fue­ron educados bajo un esquema de machismo.

Lo que quiero es que se cambie y se trans­forme el mundo, sobre todo porque tengo una hija y quiero un mejor mundo para ella.

—¿En qué forma se le ha presentado la violencia?

—De una forma en la que muchas mujeres han sido violentadas. Una de ellas fue en la universidad con un maestro acosador; eso ocurrió en el último semestre de la licenciatura.

—¿Como mujer cuál ha sido su mayor reto en la vida?

—Ser constante. Ya que tengo muchos pro­yectos, tengo muchas metas, pero hay que ser perseverante y constante para lograrlas.

—¿Quiénes son sus aliados o aliadas en este proceso de ser mamá, esposa, profesionista?

—Mi mayor aliado actualmente es mi esposo: Miguel. Mi papá siempre me ha apoyado, él no es machista, siempre me dijo: “Tienes que ser una mujer empoderada, sobresaliente, te voy a apoyar”.

Mi madre es una excelente mujer y mi mayor impulso, porque fue la persona que me dijo: “Tienes que salir siempre adelante y ser importante y echarle muchas ganas”. Actualmente, el hombre que tengo en mi vida me impulsa, me apoya y me ayuda bastante.

—¿Se arrepiente de alguna decisión?

—No, porque creo que mis decisiones mal tomadas han tenido consecuen­cias, pero me han servido como lecciones y me han hecho aprender.

—¿Cuál considera que es la mayor virtud de una mujer?

—Que sea perseverante y sea decidida.

—¿Algún defecto de una mujer?

—En mi caso soy muy rebelde y me ha traído consecuencias.

—¿Cuál es su palabra favorita?

—Mi palabra favorita sería empo­deramiento.

—Desde su entorno, ¿Qué se puede hacer para que las mujeres tengan mayor igualdad?

—Quiero empezar con la Fundación de apoyo que estoy creando, denomi­nada Hijas de la Luna , cuyo lema es ”Mujeres Fuertes”. Esta fundación se encuentra formada principalmente por abogadas y psicólogas. Los puntos por tratar son: 1. La asesoría legal en la rama penal y familiar; no es solo asesoría, sino el acompañamiento, acudir con una mujer violentada, porque se siente sola. 2. El área de psicología, porque muchas de las mujeres traen desgaste emocional; el acompañamiento psicológico no solo es para las mamás, sino también para sus hijos. 3. la labor social, porque si la mujer sufrió violencia y se quiere separar, muchas veces tiene dos, tres niños, pero tal vez no tiene un grado de estudios o carece de una oportunidad laboral; mi labor social es vincular a las mujeres con las empresas. Si les damos a ellas ese empoderamiento y, sobre todo, ese apoyo, van a poder salir de ese lazo que tiene con la ex pareja o el lado de violencia que padece.

Por mi iniciativa se van a crear aquí en Calpulalpan los puntos naranja, que si bien es cierto son una cuestión del sector público, levante la mano por las mujeres de Calpulalpan, y me compro­meto a cumplir con incorporar a 50 negocios, en los que si una mujer llega a tener una situación de violencia, ella pueda acudir a esos sitios para que se resguarde, en tanto se pueda canalizar a las autoridades competentes.

También pertenezco a la Red de Abogadas Feministas de Tlaxcala; que trabaja en materia jurídica de apoyo para las mujeres.

Mi hija es mi mayor motivación de vida. Estoy segura de que nosotras como mujeres podemos cambiar el mundo y mi hija pueda tener un mundo mejor.

Marisol Fernández Muñoz
Lucero Ivonne Peña Jiménez
Fotografía: Federico Ríos Macías

Comparte este artículo